El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha trasladado las reivindicaciones que “siempre ha planteado Guadalajara” en materia de carreteras al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, con quien ha mantenido en el día de hoy una reunión de trabajo en el Palacio de Fuensalida, y en la que ha estado acompañado por el consejero de Fomento, Nacho Hernando.

Tras el encuentro, el jefe del Ejecutivo regional ha indicado que sobre cuestiones que ya fueron tratadas en la reunión que mantuvo recientemente con el alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, se ha insistido al ministro, al que le habría trasladado la necesidad de actuar “operativamente” sobre la variante este de la N-320 y el desdoblamiento de la N-320 desde la A-2 entre Guadalajara y Cabanillas del Campo. Se trata, según ha indicado García-Page, “de nudos gordianos de movilidad en la ciudad que además permiten el desarrollo y ampliación de todo el Corredor del Henares, incluso hasta la mesa de Torija”.

Junto a esta cuestión, el jefe del Ejecutivo autonómico también ha trasladado al ministro la importancia del tratamiento que habrá que dar a las radiales y, de manera particular para la provincia de Guadalajara, a la R-2.