El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, auguró que si las cerámicas de Talavera y Puente del Arzobispo finalmente son declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (PIH), “podremos convertir a la cerámica en algo más de lo que hasta ahora ha sido”, pasando a ser un punto de inflexión de un nuevo sector económico “no solo de producción, si no también turístico y cultural”.
García-Page considera que la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la cerámica de Talavera y Puente del Arzobispo impulsará al sector turístico y cultural 1

De esta manera habló García-Page luego de la reunión mantenida este lunes, en la sede de la UNESCO en París, con la directora del Centro del Patrimonio Mundial del organismo, Mechtild Rössler, y con el embajador de España ante la UNESCO, Andrés Perelló.

En el encuentro se abordó la situación de la candidatura de las cerámicas de Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo, para que sean declaradas Patrimonio Inmaterial de Humanidad (PIH), y se presentaron los proyectos de mejora de la accesibilidad al Casco Antiguo de Cuenca. Junto al presidente participaron del encuentro la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez Pérez, el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, y los alcaldes de Cuenca, Darío Dolz, y de la Ciudad de la Cerámica, Agustina García Élez, respectivamente.

“Talavera es la capital de la cerámica en España, junto con Puente del Arzobispo, y tanto es así que en Méjico y en otros países de Hispanoamérica, cuando alguien quiere referirse a las cerámicas, les llaman directamente talaveras”, ha apuntado García-Page, antes de recordar que esta visita supone dar un “último empujón” antes de la asamblea de la XIV Reunión Anual del Comité intergubernamental de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que tendrá lugar del 9 al 14 de diciembre en la capital de Colombia y donde se decidirá finalmente el resultado de la candidatura.

Por otra parte, el embajador de España ante la UNESCO, Andrés Perelló, sostuvo que, por el momento, “somos optimistas” con la candidatura, y ratificó que la visita de la delegación castellano-manchega “ha sido muy positiva para nosotros, tanto porque intercambiamos opiniones y es bueno que aquí se sepan, como para conocer las tripas del expediente y saber que se está haciendo un buen trabajo”. En este sentido, ha querido felicitar al Gobierno, a la alcaldesa talaverana y a todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha “por la buena labor que se está haciendo”.

Mejora de los accesos al Casco antiguo de Cuenca

También el jefe del Ejecutivo autonómico se refirió al otro asunto tratado en la reunión, la mejora de los accesos al Casco antiguo de Cuenca, que tienen como finalidad “tratar de defender proyectos de modernización y movilidad y cambiar el metabolismo dentro de la protección más pulcra del patrimonio de la capital conquense”, y ha avanzado la posibilidad de hacer una solicitud a lo largo del año que viene para que otra población de la región sea declarada Patrimonio de Humanidad, un proyecto “que estamos ya empezando a estudiar”.

Finalizando, García-Page puso en valor la historia y el patrimonio regional, “nuestra gran industria de futuro,” y mostró su confianza en que en los próximos cuatro años “Castilla-La Mancha genere 10.000 puestos de trabajo vinculados al turismo, que a su vez es un turismo cultural, paisajístico, medioambiental e idiomático”, que contribuirá a resolver “buena parte de nuestros anhelos de futuro”.