El número dos al Congreso de los Diputados, Miguel González Caballero, afirmó que la España que desea el Partido Socialista “es una España capaz de generar empleos verdes y de poner en marcha un plan para que el 20% de toda la riqueza que se genere en este país sea a través de la industria”.

De visita en la planta fotovoltaica de Almodóvar del Campo, explicó que el PSOE apostará por las energías renovables y por una transición energética en la que se tenga en cuenta la producción de energía renovable y las comarcas como Puertollano.

Comarca que, a su vez, “tiene que ser un referente en producción industrial y en energías limpias como lo ha sido históricamente, a pesar de haber venido sufriendo los castigos de partidos como el PP, a través de sus impuestos al sol, que ha hecho perder el tren a este país en materia de renovables”, lamentó González.

Desde el PSOE apuestan por volver a subir a ese tren de la energía limpia que, como reconoce González Caballero, “genera bienestar y ofrece respuestas a ese 87% de la población española que considera que debe comenzar ya la lucha contra el cambio climático, por ser un asunto de gravedad”.

En este sentido, el candidato al Congreso recordó que el Marco Estratégico de Energía y Clima, aprobado por el Gobierno del PSOE, propone la transformación de la economía española para que el país “gane en prosperidad, seguridad energética, generación de empleo industrial, desarrollo del mundo rural, innovación, salud, desarrollo tecnológico y, también, justicia social”;además de economía, pues ello supondría que el PIB de España aumentara hasta los 25.000 millones de euros, entre 2021 y 2030.

Terminando, señaló que la justicia social y la energía también se entrelazan, a tal punto que se tuvo que aprobar la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, “que demuestra que todos los gobiernos no son iguales, y deja al Gobierno de Pedro Sánchez como uno de los más sociales de la historia de España, a pesar de su corta trayectoria”.