El Festival Internacional de Videodanza de Almagro (FIVA) acaba de anunciar que ampliará la fecha de presentación de proyectos de videodanza y cortometrajes de danza hasta el próximo 15 de junio de 2018. Desde la organización de este festival, se invita a realizadores, coreógrafos, bailarines, artistas escénicos y audioviduales en general a participar en su tercera edición. Podrán participar todas aquellas obras españolas o extranjeras realizadas en cualquier soporte audiovisual y que hayan sido creadas entre entro de 2015 y abril de 2018.

Tres categorías en el concurso

FIVA mantendrá abierta hasta junio la presentación de obras audiovisuales 1

FIVA 3.0 recibirá trabajos en tres categorías:

  • Videodanza como expresión artística
  • Cortometraje de danza
  • 3Videodanza o cortometraje de danza con perspectiva de género.

Las bases de la convocatoria y la ficha de inscripción se pueden descargar en la página del festival (www.fivalmagro.com).

De la mano del Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral, CELCIT, FIVA permanece firme en su interés por impulsar las artes escénicas vinculadas a las nuevas tecnologías como instrumentos que abonen a la creación, la investigación y la difusión del quehacer artístico.

En 2017, el festival superó las expectativas planteadas respecto a la recepción de videos; llegando a inscribirse un total de 130 obras de realizadores españoles y extranjeros gracias a lo cual pudo estructurarse una estupenda programación donde se exhibieron 51 obras de 21 países de Europa, América y Asia.

Así mismo, durante seis días FIVA 2.0 realizó un total de 15 actividades distintas que convocó a más de 1500 espectadores en las instalaciones del Silo y del Teatro La Veleta, quienes disfrutaron de siete programas de proyecciones de la Selección Oficial FIVA 2017, cinco espectáculos en vivo, dos talleres de formación, exposiciones, conversatorios, convivencia y tertulia.

El FIVA en, apuesta por el intercambio artístico entre países iberoparlantes y ser vitrina de los trabajos que se producen en cada país, socializar la información, así como la activación de redes artísticas comunes y canales de articulación vinculados al quehacer de la dupla cuerpo-tecnología.