Toledo, 21 de diciembre de 2017.- El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha subrayado hoy que la Ley de Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2018 supone la victoria de los avances en materia de sanidad, de educación, de reducción de paro y de tasas de crecimiento de la economía.
 
Ruiz Molina ha hecho estas afirmaciones durante la intervención final del pleno de las Cortes regionales en el que se ha votado y se ha aprobado la Ley de Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2018.
 
Sobre las cuentas para el próximo ejercicio, Ruiz Molina ha añadido que demuestran que “con las mismas cifras se pueden hacer cosas muy diferentes, fundamentalmente, pensar en la ciudadanía a la hora de elaborar los presupuestos”.
 
“Con el presupuesto de 2018 hablamos en todo momento de avances y de defensa a aquellos que más lo necesitan”, ha resaltado Ruiz Molina.
 
El presupuesto para 2018, que acaba de ser aprobado en las Cortes regionales, asciende a 9.219,1 millones de euros, con un crecimiento del 3,1 por ciento con respecto a las cuentas de este año y un presupuesto no financiero de 7.609,7 millones de euros.
 
Un presupuesto que tiene como objetivos avanzar con firmeza en el Estado de bienestar, afianzar la prosperidad económica de la región y mantener el rigor de las cuentas públicas.
 
Cada día se destinan 14,2 millones de euros al Estado de bienestar
 
Según ha explicado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, en el debate parlamentario de hoy, para seguir recuperando socialmente esta región en 2018 se destina el 70,3 por ciento del presupuesto no financiero a gasto social, es decir, siete de cada diez euros. El mismo porcentaje, que en 2016 y 2017.
 
Esto supone que para las políticas de gasto de Sanidad, Educación y Servicios Sociales, el próximo año se destinarán 5.200 millones de euros, lo que significa un incremento del 3,5 por ciento con respecto a 2017. En concreto, son 14,2 millones de euros cada día al Estado del bienestar.
 
En el área de Educación, el gasto crecerá el próximo año un 4,4 por ciento, lo que supondrá 4,6 millones de euros diarios para el sistema educativo de la región.
 
Un esfuerzo presupuestario que permitirá el próximo año abonar en verano al profesorado interino, una medida que beneficiará a 5.000 docentes; reducir las horas lectivas; continuar con el plan de infraestructuras educativas, que supondrá eliminar barracones en los centros educativos, y, por primera vez, destinar el 1 por ciento de la contratación pública a la rehabilitación del patrimonio y a la programación cultural.
 
En relación a la financiación de las universidades, y con independencia de la que resulte de la aprobación de los correspondientes contratos programas, cuando se apruebe este presupuesto las subvenciones nominativas habrán crecido un 16,6 por ciento desde el presupuesto 2015.
 
A la política sanitaria, se destinarán prácticamente 4 de cada 10 euros del presupuesto no financiero de la Junta. “Es la partida que más crece en términos absolutos y la de mayor porcentaje del gasto no financiero”, ha puesto en valor Ruiz Molina.
 
Estos recursos permitirán que en 2018 se destinen cada día 7,3 millones a la atención sanitaria, lo que permitirá proseguir con las nuevas infraestructuras hospitalarias y de Atención Primaria, desarrollar el Plan de Renovación Tecnológica Sanitaria, que tanta incidencia tiene en la reducción de las listas de espera, o, como novedad, subvencionar la prestación farmacéutica a menores con discapacidad.
 
En el ámbito de los Servicios Sociales, los recursos crecerán un 3,6 por ciento en 2018 y se destinarán, entre otros objetivos, a aumentar de manera significativa la partida destinada al Ingreso Mínimo de Solidaridad, continuar con la mejora de la red residencial para personas mayores y personas con discapacidad, reforzar la dependencia, dotar de más recursos a los servicios de teleasistencia y ayuda a domicilio y ampliar hasta el 8 por ciento la reserva del importe total de las contrataciones públicas de la Junta a centros especiales de empleo y empresas de inserción.
 
En cuanto al empleo público, con los presupuestos de 2018 se recuperará el otro 1,5 por ciento salarial pendiente de lo que los sindicatos denominan ‘Tasa Cospedal’, una vez que sea abonó el primer 1,5% en la nómina del pasado mes de octubre, y se incrementarán las retribuciones de los empleados públicos en el mismo porcentaje que se recoja en los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.
 
También en este ámbito se continuará con los exámenes de los procesos selectivos de Sanidad y Administración General correspondiente a 2016 y se convocarán las 4.042 plazas de la Oferta de Empleo Público de 2017, que esta semana ha aprobado el Consejo de Gobierno.
 
El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha subrayado que el gasto social de los presupuestos del próximo año también apuesta por la inversión en infraestructuras de carácter social, que se incrementará un 17 por ciento con respecto a 2017, con 13,4 millones de euros más. Supondrá invertir cada día 1,7 millones a este fin.
 
Los recursos para el desarrollo económico y la creación de empleo se incrementan un 6,1 por ciento
 
Ruiz Molina ha continuado resaltando que el otro 30 por ciento del gasto no financiero de estas cuentas son recursos para el desarrollo económico y la creación de empleo, lo que supone 5,6 millones de euros diarios.
 
Unos recursos que crecen un 6,1 por ciento con relación al presupuesto de 2017 y que recogen partidas tan importantes como el nuevo Plan de Empleo, que estará dotado con 86,8 millones de euros; el Plan Adelante, con 55,4 millones, o el fomento de la investigación y la innovación tecnológica, con 111 millones de euros.
 
Una inversión que en el área de la agricultura y el medio ambiente permitirá acometer la modernización y transformación de regadíos, el acondicionamiento de caminos rurales y reforzar la innovación y la sostenibilidad en la economía rural. En ese sentido, se incrementarán un 15,9 por ciento las partidas destinadas a impulsar el crecimiento y el desarrollo del mundo rural.
 
Por último, en relación con el gasto dirigido al ámbito de fomento se desarrollará el nuevo Plan de Vivienda; se impulsará la Tarifa Joven Regional, que permitirá a los jóvenes de esta región viajar en transporte público por toda Castilla-La Mancha a mitad de precio; se intensificará el despliegue de la banda ancha y se mejorará la red de depuración de la región.
 
En tres años se destinan 814,2 millones más a la recuperación social y económica
 
En comparación con el último presupuesto de la anterior legislatura, el del año 2015, en tres años se habrán destinado 697,3 millones más a recuperar el Estado de bienestar, un 15,5 por ciento más en términos porcentuales.
 
Haciendo este mismo paralelismo, con el presupuesto de 2018 se habrán destinado 116,9 millones más a crear riqueza y empleo en la región que en 2015, un 43,4 por ciento más.
 
Por tanto, ha resaltado Ruiz Molina, una apuesta decidida por la inversión social y la inversión económica en un presupuesto para 2018, que da también un fuerte impulso al Plan Integral de Garantías Ciudadanas, que dispondrá de una partida de 143 millones de euros.
 
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas finalmente ha indicado que los presupuestos para 2018 cumplen los compromisos adquiridos con los ciudadanos “desde la solvencia y el rigor desde el punto de vista financiero” porque por segundo año consecutivo se generará un ahorro neto positivo de 115,2 millones de euros, un 51,1 por ciento más que en 2017.

También te puede interesar:  El Gobierno de Castilla- La Mancha presenta, ante empresarios de Multinacionales Marca España, las facilidades y oportunidades para invertir en la región