El Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja para garantizar agua de calidad y en cantidad para todos los ciudadanos de la región, también para aquellos que se encuentran en el medio rural, con el fin de proporcionar el desarrollo rural en el territorio. Un compromiso adquirido que tendrá su mayor impulso con la Ley de Aguas de Castilla-La Mancha, que está en exposición pública en estos momentos, y en la que se espera contar con todos lso actores implicados. En la nueva normativa, además del suministro de agua potable se garantizará también su depuración, con un plan específico que va a permitir invertir alrededor de 600 millones de euros, una cifra “imprescindible para el desarrollo futuro de Castilla-La Mancha”.

El Gobierno regional trabaja para garantizar agua de calidad y cantidad, así como su depuración para todos los ciudadanos de la región 1

El presidente del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page, acompañado por el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha visitado esta mañana las obras de ampliación de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de la Campana de Oropesa-Cuatro Villas, localizada en el cerro El Golín, muy próximo al embalse de Navalcán (Toledo). Un ejemplo de esta prioridad que se le da desde el Ejecutivo para mejorar la vida en los pueblos en materia hídrica.

Se trata de unas obras de ampliación que permiten que el agua potable llegue a los cerca de 12.000 vecinos de 14 pueblos de la comarca: Alcolea de Tajo y su pedanía de El Bercial, Caleruela, Calzada de Oropesa, Puente del Arzobispo, Herreruela de Oropesa, Lagartera, Las Ventas de San Julián, Navalcán, Oropesa y su pedanía de Corchuela, Parrillas, Torralba de Oropesa, Torrico y Valdeverdeja.

Con una inversión de 2,4 millones de euros se logró aumentar la capacidad de tratamiento de la ETAP desde los 100 a los 150 litros por segundo, solventando así las dificultades en la época estival debido al incremento de población en la comarca, que llega a alcanzar los 25.000 habitantes. Además, se consiguió mejorar la calidad del agua tratada, haciendo frente de un mejor modo a los problemas producidos por la aparición de algas o la turbidez y se ha reducido y mejorado la calidad de los vertidos de la planta potabilizadora hacia el medio natural.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, destacó que las inversiones en materia agua son “fundamentales”, dado que se trata de un “recurso imprescindible para la vida y el futuro del medio rural”.

En esta línea resaltó que “cuando ponemos la voluntad política de desarrollar el medio rural debemos hacerlo con hechos”, como es el caso.

Además de por el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, el presidente de Castilla-La Mancha ha estado acompañado por el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez; el delegado de la Junta en Toledo, Francisco Javier Úbeda; así como por alcaldes y alcaldesas de los municipios beneficiados, como Juan Antonio Morcillo, alcalde de Oropesa o Jaime David Corregidor, alcalde de Navalcán, y por el director gerente de la Agencia del Agua, José Manuel Martín Aparicio, entre otros.