El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, destacó que en materia hídrica en Castilla-La Mancha, “no queremos enfrentamientos, queremos simple y llanamente defender los intereses de los ciudadanos de la región”, y hacerlo “de esta forma solidaria que hemos venido demostrando desde el inicio de la legislatura pasada”. Y entre todos, ha proseguido Arroyo, de lo que se trata en la Mesa del Agua, es “concluir con un documento que de verdad defienda nuestros intereses” desde ese planteamiento de “mano tendida al resto del país”.

El Gobierno aborda la Mesa del Agua sin enfrentamientos, buscando concluir con un documento que “defienda nuestros intereses desde ese planteamiento de mano tendida al resto del país” 1

Así se refirió en Albacete en la previa de la reunión que mantuvo en la Delegación Provincial con representantes de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), encabezada por su presidente, Manuel Ignacio Alcalde y donde se han abordado aspectos de interés tales como el mantenimiento de los 100 hectómetros cúbicos, la sustitución de bombeos, la transformación de regadíos y la necesidad de que el embalse de Alarcón en la medida de lo posible “esté siempre por encima de la curva”.

Obras que valoró como “fundamentales” y de las que “depende el futuro de una parte muy importante de la agricultura competitiva que tenemos en Castilla-La Mancha” y se ha mostrado convencido que se va a trabajar “de la mano con la Confederación Hidrográfica” ya que actualmente “hay mucha sintonía con el Ministerio para la Transición Ecológica”.

Se mostró expectante de que el proceso de diálogo para la próxima planificación hidrológica permita “llegar a acuerdos y Castilla-La Mancha se sienta reconocida y sea perfectamente reconocible en las decisiones que finalmente se tomen” para que nuestros regantes puedan tener su futuro garantizado”.

Martínez Arroyo espera que la primera reunión de la Mesa del Agua, a celebrarse hoy en la ciudad, “sea productiva”. Un encuentro en el cual se partirá de un borrador en que se ha trabajado la legislatura pasada, un documento de “consenso”, que se aleja de posiciones maximalistas y que trata de evitar enfrentamientos con otros territorios o con otros agricultores.

Es que se necesita llegar a un acuerdo nacional sobre el agua precisó, “algo que pasa lógicamente porque en la planificación hidrológica se tengan en cuenta los aspectos que precisa la región y se alcance un acuerdo nacional”, y que “el agua, esté donde esté, nos ayude a generar desarrollo económico”, algo que es “fundamental en Castilla-La Mancha”.

Así, se abordó también los esquemas de temas importantes de cada una de las Confederaciones Hidrográficas planteadas desde el Ministerio para la Transición Ecológica, fundamentalmente, en el caso del Júcar, donde es importante, sostuvo, que en este periodo de diálogo de seis meses para definir los caudales ecológicos quede claro que en el Júcar se mantiene la reserva de 100 hectómetros cúbicos para la sustitución de bombeos que es muy importante para Castilla-La Mancha y también para la transformación de los regadíos del canal de Albacete. Obras de las cuales “depende el futuro de una parte muy importante de la agricultura competitiva que tenemos en Castilla-La Mancha”.

En el encuentro estuvieron presentes también el presidente de la Junta Central de Regantes Mancha Oriental del Júcar, a su vez presidente de la Federación de Regantes de la región, Hermino Molina; el director técnico de la CHJ, Ferrer Polo, así como el director de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, José Manuel Martín, los delegados de Albacete y Cuenca, Ramón Sáez y Joaquín Cuadrado, y el director general de Desarrollo Rural, José Manuel Fernández, entre otros.

El salario mínimo interprofesional, “perfectamente compatible”

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural se refirió a que en Castilla-La Mancha se cuenta con un sector agroalimentario competitivo y que hace que suba el PIB regional. Incluso con la subida del Salario Mínimo Interprofesional de 900 euros que entro en vigor el 1 de enero de 2019, “se ha incrementado el trabajo de asalariados en el sector agrario y tenemos la mitad de desempleo que teníamos con Cospedal y todos los meses, menos uno en el 2019, se ha conseguido reducir el desempleo en los asalariados del campo”.

De esta manera, afirmó que ante la nueva subida del SMI, el incremento “es perfectamente compatible, a la vista está, con el futuro del sector agrario”.