Este año 2021 la celebración del día del beso va a ser en muchos lugares del mundo muy diferente, pues la actual pandemia y el uso de las mascarillas ha influenciado en la disminución de los besos que damos, tanto a personas queridas como a desconocidos.

Tal y como hemos podido leer en el portal Redes Sociales, los besos están intrínsecamente relacionados con beneficios psicológicos y físicos para las personas, ya que no solo crean lazos de intimidad, sino también reducen dolores y situaciones psicológicas como el estrés. Estudios demuestran que besar produce serotonina y dopamina, dos químicos neurológicos que benefician notablemente a las personas, pues están relacionados con la felicidad.

Pero los besos también pueden acarrear algunos problemas, puesto que algunas enfermedades son transmitidas por esta vía. La enfermedad más conocida y que se transmite por besos, es la mononucleosis, causada por un virus que se transmite fácilmente por la saliva; también nos encontramos a los herpes, causado también por otro virus que aparece en forma de ampollas o heridas en los labios; y finalmente nos encontramos a los virus relacionados con la gripe y los resfriados, enfermedades que actualmente tenemos más en cuenta ya que el COVID 19 se encuentra entre este grupo que afecta principalmente a los pulmones y se transmite por vía aérea. Como es lógico, en un beso no solo se comparten fluidos si no también el aire que respiramos y por ello da lugar a un contagio.

- patrocinador -

Con la situación actual de pandemia causada por un virus de transmisión aérea, los besos se han visto reducidos al máximo por cuestiones sanitarias, pero también por un complemento que nos ayuda a prevenir la expansión del virus como es la mascarilla. Este elemento ha disminuido la posibilidad de dar un beso en cualquier instante, afectando a las relaciones sociales con amigos, familiares y sobre todo a las parejas.

Para conocer como ha afectado la pandemia y las mascarillas a las costumbres a la hora de besar, hemos preguntado entre los lectores de entre 15 a 20 años en red17.com, los más afectados a la hora de socializar.

Un 74% de los encuestados dicen que prefieren que se haya dejado de saludar con dos besos, siendo el porcentaje mayor entre los chicos y principalmente con personas desconocidas. Reconocen que el saludo con dos besos con desconocidos les resulta incómodo, incluyendo también a personas de la misma familia.

Un 93% de los jóvenes encuestados dicen ignorar la restricción de la mascarilla momentáneamente para besar a sus parejas. Los besos con las parejas no se han visto afectados por las restricciones sanitarias, ya que consideran vital para mantener una relación amorosa este acto.

Un 24% de los encuestados continúa saludando a sus padres con uno o dos besos. Este acto que es más común en la infancia, parece perderse en la adolescencia y algunos de ellos reconocen que con la pandemia han eliminado este gesto cariñoso con sus progenitores y cambiado a otros como los abrazos o directamente no realizar ningún tipo de gesto.

Como podemos observar, esta situación excepcional causada por el COVID-19, está cambiando nuestra forma de interactuar entre nosotros, incluyendo en gestos cercanos y tan característicos de nuestra cultura como es el saludo de dos besos. Tendremos que esperar a que la situación se normalice para observar cuánto ha cambiado esta serie de costumbres con los besos.

- todos contra el coronavirus -