El próximo 8 de marzo, domingo, celebramos el día internacional de la mujer, día en el que se evidencia un hecho que no es nuevo pero que, desgraciadamente, no deja de ser sorprendente. El modo en el que los roles de género, completamente artificiales y absolutamente injustificados, campean por el pensamiento y el modo de hacer y obrar del ciudadano de a pie. Modelos claramente discriminatorios que se sostienen en la creencia de los más jóvenes. Nuestros hijos admiten música con letras cargadas de machismo, letras que evidencian una posición en la mujer que, los que somos adultos, hemos repudiado por considerarlas discriminatorias durante las últimas décadas. Letras que pese a todo se venden como renovadoras, casi como revolucionarias, pero que significan un pensamiento abandonado por nuestra sociedad, sociedad que quiere ser democrática y liberal.

Nuestros jóvenes, sin embargo, actúan como un espejo ante la realidad social de la mujer frente al mercado laboral y frente a la defensa contra su derecho legítimo a ser persona, independientemente del género al que pertenezcan. Los roles asignados a mujeres y hombres contra los cuales, quienes escribimos en estos días, queremos luchar, siguen estando muy vivos. Según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, se manifiesta claramente esta realidad a través del principal termómetro que podemos encontrar, el empleo. Actualmente en nuestra tierra la tasa de actividad en hombres es del 65,16 %, una tasa que se encuentra por encima de la media de nuestro país. De hecho, entre Comunidades Autónomas, ocupamos el octavo puesto respecto al total de la nación. Sin embargo, cuando se pregunta por la misma estadística para las mujeres, nos encontramos en Castilla-La Mancha con una tasa de actividad del 51,91 %. Esto se sitúa casi 14 puntos porcentuales por debajo de la tasa asignada en hombres. Y cuando queremos hacer una comparativa respecto a otras comunidades nos encontramos con que descendemos de un optimista octavo puesto a otro bastante más pesimista, el puesto número 13, muy por debajo de la media nacional y en una posición que es, además, decreciente con respecto a trimestres anteriores…

Esta es nuestra realidad. Quienes nos gobiernan pretenden tener hombres asignados a roles productivos frente a mujeres asignadas al rol del cuidado de la familia y del hogar. En una región supuestamente defendida por tantos años bajo políticas anunciadas como progresistas el papel de la mujer sigue siendo ínfimo en relación con el hombre. Seguimos apostando contra una ideología patriarcal que condena a nuestra España vaciada y que parece muy conforme con quienes han dirigido nuestro destino hasta ahora en nuestra comunidad.

Frente a esta filosofía existe otra que, apuesta por la mujer emprendedora, la mujer independiente y capacitada, la mujer que desde el primer momento pretende ser por sí misma la valedora de su propio destino y de su propia realización como persona, la idea de mujer liberal que defendemos desde nuestra agrupación y que deseamos hoy compartir con vosotros.

Agrupación de Cs Valdepeñas