La delegada de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha dado a conocer que  un total de 957 mayores de esta provincia han participado en lo que va de año, en el programa de Termalismo Social del Gobierno de Castilla-La Mancha, lo que “evidencia su buena acogida y su reactivación respecto a la legislatura anterior”.

Olmedo recordó que en el presente año ya se celebraron dos convocatorias, y el próximo 31 de agosto finaliza el plazo para participar en el último turno, que se llevará adelante en los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2018.

La representante del Gobierno de Castilla-La Mancha ha explicado que “ahora apostamos de forma contundente por mejorar el bienestar de las personas de la provincia”, y una de las maneras de hacerlo es mediante este programa de Termalismo Social que tiene como objetivos prevenir situaciones de dependencia y promover la autonomía personal de las personas mayores.

Para ello, Olmedo ha explicado que en el caso de la provincia de Ciudad Real están acogidos al programa de Termalismo Social, el Balneario Termal Fuencaliente y el Balneario Cervantes ubicado en Santa Cruz de Mudela, en los  que ya se han alojado 924 personas en los dos turnos celebrados.

En 2018, el Gobierno regional invertirá 540.000 euros en la iniciativa, un 30 por ciento más que en 2017 cuando se utilizó un presupuesto de 378.000 euros. Para este año se podrán ampliar las plazas, aumentadas en un 42 por ciento, y llegando a un número final de 5000.

A este programa se suman, además, otras modalidades, una de ellas es el Termalismo Terapéutico dirigido a personas con párkinson y con alzhéimer,  y la segunda es el Termalismo para Personas con Discapacidad que se ha puesto en marcha por primera vez este año en la región.

Generador de riqueza y empleo 
El programa de Termalismo del Gobierno de Castilla-La Mancha supone un generador de economía y empleo en la región, especialmente en las zonas rurales, al revelar que a nivel regional mantiene 600 empleos directos y otros 1.700 indirectos.

Finalizando, Olmedo detalló que podrán ser usuarios todos aquellos que superen los 65 años; pensionistas con 60 años cumplidos; cónyuges o hijos/as del solicitante cuando tengan un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento. Las estancias son de 5 días y 5 noches con pensión completa y se ofrecen alojamiento y manutención, tratamiento termal así como actividades socioculturales y de ocio.