El Servicio de Oftalmología de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha implantado una pionera técnica mínimamente invasiva para el tratamiento del glaucoma, convirtiéndose en el primer hospital público de España que la incorpora a su cartera de prestaciones.

Cincuenta pacientes fueron intervenidos con esta técnica, realizada utilizando láser excímer, que no requiere el ingreso hospitalario. En el primer año de su implantacaión, la técnica ha conseguido que el 70% de los pacientes puedan controlar la enfermedad y abandonar el tratamiento farmacológico con colirios.

Lo novedoso de la cirugía y los buenos resultados que están obteniendo los profesionales de la Unidad de Glaucoma de Albacete, han interesado al doctor Ike Ahmed, de la Universidad de Toronto, quien está considerado actualmente el tercer oftalmólogo más influyente de 2018, según la revista The Opthalmologist.

El doctor Ahmed visitó recientemente el Hospital Universitario Perpetuo Socorro, coincidiendo su viaje con su participación en una complicada cirugía en directo en el congreso de FACOELCHE, donde pudo conocer de primera mano esta técnica mínimamente invasiva del glaucoma (MIGS) que se realiza en Albacete, centro de referencia para ELT (Trabeculostomía Laser Excimer) a nivel mundial. Los responsables del proyecto, la doctora Nieves Puerto Amorós -responsable de la Unidad de Glaucoma- y el doctor Antonio Moreno Valladares, recibieron al que se considera padre y principal promotor de las técnicas MIGS.

Tal y como han explicado los profesionales, “la puesta en marcha de esta técnica comenzó a raíz de un capítulo escrito en un libro de la Sociedad Española de Oftalmología que permitió que nuestro hospital fuera el primero en disponer de este novedoso laser excímer y que comprobara de primera mano su eficacia”.

Ventajas de la cirugía

La principal ventaja de esta técnica es que acorta de manera sustancial el tiempo quirúrgico y tiene una tasa de complicaciones muy baja, presentando una rápida recuperación visual además de ser implante independiente, es decir, no se requiere la colocación de un imlante dentro del ojo.

“Se debe aclarar que esta técnica no se puede realizar a todos los pacientes con glaucoma, puesto que está indicada en aquellos que tienen un daño leve donde solamente se precisa un 30 por ciento de descenso de la presión ocular”, ha explicado el doctor Moreno, quien resalta que el objetivo a largo plazo es mejorar el control de la tensión ocular de los pacientes con glaucoma y su calidad de vida, además de disminuir el gasto farmacológico.

La visita del doctor Ahmed coincidió con una jornada quirúrgica en la que el propio profesional pudo comprobar de primera mano las ventajas, y felicitó a la Unidad de Glaucoma por su contribución, además de ofrecer colaboración en futuros proyectos de investigación para desarrollar nuevos tratamientos MIGS.

Esta técnica innovadora despertó el interés de la comunidad oftalmológica española e internacional, con resultados que se están difundiendo en los más prestigiosos congresos nacionales e internacionales.

El glaucoma es una enfermedad degenerativa que afecta al nervio óptico y que está considerada como la segunda causa de ceguera a nivel mundial. Dado que está asociada al envejecimiento de la población, en países con una alta esperanza de vida como España,  va a suponer un verdadero reto para el sistema de salud. Durante las primeras fases es una enfermedad asintomática, por lo que el diagnóstico precoz es fundamental para su control.