El Gobierno de Castilla-La Mancha ha apoyado hoy en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) la aprobación de un mayor margen de déficit para el conjunto de las comunidades autónomas para el periodo 2019-2021, al tiempo que ha recordado que su utilización no es obligatoria para las regiones, por lo que no hay razones para que aquellas que no quieran aprovecharlo impidan a las que necesitan mayor capacidad de gasto para revertir los recortes sufridos por su ciudadanía durante la crisis poder hacerlo.

Así lo ha manifestado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que, bajo la presidencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se celebra hoy de forma telemática.

Ruiz Molina ha indicado que Castilla-La Mancha mantiene su voto favorable a la senda de estabilidad 2019-2021 presentada por el Gobierno de España, como ya hizo en la reunión de este órgano del pasado 19 de julio, porque considera que facilita a las comunidades autónomas llegar al equilibrio presupuestario de una forma más suave.

En este sentido, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha señalado que los nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria permiten que las comunidades autónomas dispongan el año que viene de una mayor capacidad de gasto, que podrán dedicarlo, como sería el caso de Castilla-La Mancha, a reconstruir el Estado de bienestar, destinando mayores recursos a sanidad, educación y servicios sociales.

Una posibilidad que, según ha enfatizado Ruiz Molina, “no obliga a nadie”, ya que si alguna Comunidad Autónoma considera que no necesita este mayor margen puede optar por no utilizarlo, pero se debe permitir a aquellas regiones que necesitan una mayor capacidad de gasto para revertir los recortes de la crisis económica poder hacerlo.

Asimismo, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha indicado que parece una contradicción que sea España la que se autoimponga austeridad en el gasto social cuando las autoridades europeas le han permitido mayor margen de actuación, al recordar que la nueva senda de estabilidad ha sido negociada por el Gobierno de la Nación con la Comisión Europea.

Respecto a la próxima votación de estos objetivos de estabilidad presupuestaria en las Cortes Generales, Ruiz Molina ha pedido a los representantes de Partido Popular y Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha que insten a sus compañeros de filas en el Congreso de los Diputados a que voten a favor, ya que será la ciudadanía la que se pueda beneficiar de esa mayor capacidad de gasto en sanidad, educación y servicios sociales.

Finalmente,Ruiz Molina ha aprovechado esta nueva reunión del CPFF para insistir en la necesidad de afrontar cuanto antes la negociación de un nuevo modelo de financiación autonómica, que corrija la actual insuficiencia de recursos que sufre Castilla-La Mancha, así como la reestructuración de la deuda de las comunidades autónomas que ha sido consecuencia del mal funcionamiento del vigente modelo de financiación.