Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Sanidad, pone a disposición de la población 620.000 dosis de vacuna contra la gripe en plena pandemia de COVID-19.

Así lo ha detallado el director general de Salud Pública, Juan Camacho, recordando que el año pasado la vacunación de la gripe comenzó el 5 de noviembre y “este año adelantamos la campaña de vacunación de la gripe al 14 de octubre”.

El director general de Salud Pública ha explicado que este año la vacuna de la gripe tiene un espectro mayor “incluyendo más cepas de virus” y el presupuesto para adquirir las 620.000 dosis de vacuna ha sido 3 millones de euros, comparando que el pasado año se disponía de 350.000 dosis.

Camacho incidía en que debido a la pandemia por COVID-19, “este año es necesario aumentar las coberturas de vacunación en el personal sanitario y sociosanitario, en las personas mayores de 65 años y de cualquier edad con condiciones de riesgo”.

Así, el objetivo es proteger a los grupos de población más vulnerables ante la gripe, mejorando la salud de la población y contribuyendo a reducir la presión asistencial en los hospitales.

Para ello, ha señalado el director general, se va a llevar a cabo una atención muy específica en centros sociosanitarios.

Por su parte, la directora general de Cuidados y Calidad del SESCAM, Begoña Fernández, ha recordado que la gripe “es una enfermedad con elevada morbimortalidad, sobre todo en aquellos pacientes de edad superior a 65 años con enfermedades crónicas”, por ello ha resaltado que la vacunación con una tasa superior al 75 por ciento en población con riesgos disminuye la propagación del virus, evitando la enfermedad y, sobre todo, sus complicaciones en la población más vulnerable.

Para la directora general de Cuidados y Calidad, la gripe “es una enfermedad que la mayoría de las personas pasa levemente, pero este año hay que hacer mucha incidencia en que la gripe provoca complicaciones muy graves en los mayores de 65 años”. Así ha destacado que “la gripe mata, la vacuna no”, haciendo un llamamiento al personal sanitario y al sociosanitario porque “es muy importante que se vacunen para protegerse ellos mismos y proteger a las personas que atienden”.

Del mismo modo, Begoña Fernández ha explicado que si una persona ya ha pasado el coronavirus puede vacunarse contra la gripe, ya que el haber pasado un cuadro vírico no contraindica la vacunación. Igualmente, ha resaltado que también es recomendable no vacunarse en el caso de estar padeciendo un proceso infeccioso agudo con fiebre.

Ante las noticias de una futura salida al mercado de la vacuna contra el COVID-19, la directora general ha señalado que si una persona se pone la vacuna de la gripe y después quiere ponerse, cuando la haya, la vacuna contra el COVID, “no existe inconveniente, ya que se ponen de modo habitual diferentes vacunas a lo largo de la vida y no existe contraindicación”.

Desde este mismo viernes,16 de octubre, la población en general podrá solicitar su cita para vacunarse contra gripe en Atención Primaria, a través del teléfono de su Centro de Salud, o bien solicitando cita previa a través de la APP del SESCAM y de la web http://sanidad.castillalamancha.es