Castilla-La Mancha ha reafirmado su compromiso por la prevención de riesgos laborales y su apuesta por el fomento de la seguridad y la salud en el trabajo, que se ha reflejado en un incremento de la cuantía de las ayudas destinadas a las inversiones para la prevención de la siniestralidad laboral en un 270 por ciento desde el año 2015, ayudas que llegarán a los 1,7 millones de euros este año.

Así lo ha puesto de manifiesto la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, en el acto de reconocimiento a los profesionales y técnicos de prevención de riesgos laborales y salud en el trabajo que se ha celebrado en Toledo, en el marco de la campaña ‘Trabajamos por tu seguridad’.

Esta iniciativa del Gobierno regional ha tenido eco en todas las provincias de la región, como parte del reconocimiento “a la labor que realizan los profesionales en la prevención de riesgos laborales”, ha explicado la consejera, que ha señalado la importancia del trabajo conjunto entre profesionales, administraciones, empresas y trabajadores “en la lucha por evitar accidentes laborales y enfermedades, con el fin de lograr un entorno laboral cada vez más seguro y saludable para los trabajadores”.

Patricia Franco ha reconocido que en este ámbito “tenemos camino por recorrer”, y ha destacado el esfuerzo del Ejecutivo autonómico, que desde el año 2015 ha multiplicado por más de tres la cuantía destinada al apoyo de proyectos de prevención de riesgos laborales y ha incrementado en un 165 por ciento el presupuesto destinado al área de Bienestar Laboral en la Consejería.

“El presupuesto del área para este año es de 3,13 millones de euros, lo que supone un 21,2 por ciento más que en el ejercicio anterior, y consolida una subida del 165 por ciento desde el año 2015, cuando se destinaban 1,18 millones de euros”, ha detallado Patricia Franco, que ha indicado que dentro de ese presupuesto “se destinan 1,7 millones de euros a ayudas a apoyar acciones destinadas a la prevención de riesgos laborales”, lo que supone multiplicar por más de tres los 468.000 euros que se destinaron en el año 2015, antes de la llegada al Ejecutivo de Emiliano García-Page. Este compromiso ha tenido reflejo este año también con el refuerzo en la plantilla de los subinspectores laborales en la región, que ha pasado de 6 a 16, y que, apoyado en el concurso de traslados, ha supuesto un refuerzo de la labor conjunta de la Inspección de Trabajo y la Consejería en todas las provincias.

Cultura de prevención

La consejera ha puesto en valor la labor de los profesionales dedicados a impulsar la cultura de la prevención de riesgos laborales en todos los entornos laborales, además de procurar que los centros de trabajo sean entornos seguros para los trabajadores. Patricia Franco ha reconocido el reto que supone enfrentar una circunstancia extraordinaria como la Covid-19 en los puestos de trabajo, y ha señalado la incidencia de la crisis sanitaria en el repunte de la siniestralidad durante los dos primeros meses del año en la región, detallando que se ha producido de manera significativa en el sector servicios, especialmente en el ámbito sanitario; además de señalar también la incidencia de la borrasca Filomena en los datos de accidentes registrados ‘in itinere’.

Por ese motivo, y ante los nuevos retos que presenta la Covid-19 en el día a día para los profesionales de la seguridad y la salud laboral, Patricia Franco ha destacado la importancia de reconocer el trabajo de aquellos que se ocupan de manera anónima de mejorar la seguridad en los entornos laborales, una acción que se enmarcan en la programación desarrollada por el Ejecutivo autonómico en torno a la seguridad laboral, y que ha incluido a lo largo de 2020 y del inicio de este año la celebración de diferentes jornadas y campañas orientadas de manera genérica a la salud laboral y dirigidas, en otros casos, a sectores específicos como la logística, dentro del Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales firmado con los agentes sociales.