Castilla-La Mancha mantiene la atención de más 1.300 personas tuteladas con capacidad de obrar modificada mediante un procedimiento judicial, que no cuentan con familiares o bien estos no son idóneos para hacerse cargo de la tutela.

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha indicado que ante la crisis de la COVID-19 se está dando respuesta en lo presencial a los apoyos sanitarios de urgencia y a las consultas médicas que por urgencia no son aconsejables aplazar, tanto en centros de salud, como hospitales, como incluso apoyos a nivel económico.

En este sentido, la titular de Bienestar Social ha señalado que las seis Fundaciones Tutelares que hay en la región (Fundación Madre, Fundación Mayores, FUTUCAM, Fundación Familia, Fundace o la Fundación Socio-sanitaria de Castilla-La Mancha) se mantienen en coordinación directa con las entidades que prestan los servicios, teniendo en cuenta las medidas sanitarias a aplicar, la restricción de visitas a los tutelados y una especial atención a las personas que viven de forma autónoma, con un contacto telefónico y si es indispensable presencial para la entrega de medicación o alimentos.

También, en esa línea, se están llevando a cabo iniciativas orientadas a que las personas tuteladas se sientan apoyadas y no pierdan el contacto ni con los profesionales ni con sus voluntarios tutelares a través de video-llamadas, contactos telefónicos o envío de videos a través de las diferentes plataformas de mensajería.

Además, el Gobierno regional ha aprobado recientemente la convocatoria de ayudas a las Fundaciones Tutelares con 2,6 millones de euros, que permiten afianzar su sostenibilidad y financiación.

En definitiva, mediante el trabajo de más de 60 profesionales especializados, la consejera ha detallado que “protegemos a través de la figura de la Tutela a más de 1.300 personas mayores de edad, un colectivo de especial vulnerabilidad, tanto social como sanitaria, en esta situación de pandemia”.

Por provincias, en Albacete el Ejecutivo regional protege a 298 personas; en Ciudad Real son 425; en la provincia de Cuenca 189; en Guadalajara 194 y en la provincia de Toledo son 232 las personas mayores de edad tuteladas por el Gobierno de Castilla-La Mancha.