Castilla-La Mancha facilita las contrataciones de personal en los centros socio-sanitarios de toda la región con 3.500 profesionales inscritos en la Bolsa Social, desde su puesta en funcionamiento hace una semana.

Así lo ha manifestado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, tras la reunión que ha mantenido junto al presidente del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page y el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, con las delegadas y delegado de Bienestar Social en las cinco provincias de Castilla-La Mancha y con una representación de las directoras y directores de los centros residenciales de la región con los que se ha hecho balance de las medias adoptadas por la crisis sanitaria surgida por el COVID-19.

Aurelia Sánchez ha indicado que el objetivo de la Bolsa de trabajo de profesionales socio-sanitarios es ofrecer a los centros residenciales que, encontrando serias dificultades para contratar, la sustitución de su personal en cuarentena o contagio de forma inmediata y facilitar el proceso de contratación. Con profesionales cercanos y formados en las distintas áreas que se solicitan. En este sentido, ha señalado que, “de los 3.500 currículos recibidos, el 29% corresponde a gerocultores y auxiliares de enfermería y ayuda a domicilio, el 26% corresponden a personal de limpieza; el 20% a cocina; y un 25% a profesionales de la psicología, trabajadores/as sociales, fisioterapeutas, logopedas o celadores, entre otros”.

La titular de Bienestar Social ha manifestado que al Gobierno de Castilla-La Mancha le preocupa mejorar la vida de aquellos que más lo necesitan, por el ello, las Consejerías de Bienestar Social y Sanidad han elaborado un protocolo de intervención dentro de la prestación de Ayuda a Domicilio, con el objetivo de que no se vea interrumpida la prestación de necesidades básicas de los usuarios y prestar el servicio de forma más protegida. En este contexto, Aurelia Sánchez ha explicado que “la prestación de Ayuda a Domicilio en el número de personas atendidas con 9.164 beneficiarios en la actualidad y 2.700 profesionales que prestan el servicio”.

Además, Aurelia Sánchez ha avanzado la intención del Presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano Garcia-Page, “de reunirse con el Tercer Sector Social para plantear que medidas puede desarrollar el Ejecutivo con un Plan de medidas de emergencia y excepcionales para la ciudadanía que peor lo está pasando”. En este sentido, la responsable de Bienestar Social, ha destacado que el Gobierno de Castilla-La Mancha también “está a la espera de que el Gobierno Nacional apruebe el Ingreso Mínimo Vital para todo el territorio nacional”.

Por otro lado, la consejera de Bienestar Social, ha destacado el dispositivo de comunicación a través de video-llamadas entre familiares y residentes de los centros residenciales de la región que se está poniendo en marcha con entidades del Tercer Social que trabajan en el ámbito del envejecimiento activo, y que no han podido desarrollar sus proyectos debido a la crisis del COVID-19.

Finalmente, Aurelia Sánchez, ha tenido palabras de agradecimiento y reconocimiento para la autoridad sanitaria y profesionales sanitarios que intentan dar normalidad en los centros residenciales, para todos los profesionales sociales, auxiliares de ayuda a domicilio y especialmente para los profesionales de los centros socio-sanitarios de toda la región, que “llevan a cabo un trabajo impecable, cercano, profesional y lleno de afecto hacia las personas mayores”.