Las patologías de origen cardiovascular se cuentan entre las primeras causas de fallecimiento en los países desarrollados, y dentro de ellas, las más numerosas se deben a la cardiopatía isquémica, una enfermedad que se origina por el estrechamiento de las arterias coronarias, las que se encargan de proporcionar sangre al músculo cardíaco.

Solamente en la provincia de Ciudad Real, fallecen anualmente una media de 1.500 personas por esta causa. Prevalencia que justifica los continuos avances y trabajos de investigación para mejorar el abordaje que se han evaluado durante la V Jornada de actualización en Cardiología que se celebró en el Hospital General Universitario de de Ciudad Real. Participaron más de 200 expertos de toda España.

Actualmente han surgido nuevos retos en la atención a pacientes con patología isquémica, así como diferentes métodos de abordaje que implica controversias entre las distintas opciones y criterios, según explicaron los doctores Ramón Maseda, Jesús Piqueras y Alfonso Jurado, cardiólogos del área de Ciudad Real y miembros del comité organizador del evento.

Los nuevos retos que se han planteado abordan el trato multidisciplinar del paciente con cardiopatía en el que aporten sus conocimientos los especialistas en diferentes áreas, así como programas para la prevención cardiovascular y estrategias para rehabilitación cardíaca. A su vez, uno de los ejes principales de trabajo es el tratamiento en pacientes de edad avanzada, ya que la edad está muy relacionada con la prevalencia de la enfermedad coronaria y su gravedad.

Investigación y nuevas guías en Europa

Debido a la prevalencia de las patologías, los avances e investigaciones en torno a las mismas son continuos. Así se expresó el doctor Borja Ibáñez, director científico en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y cardiólogo en el Hospital Fundación Jiménez Díaz, quien ha analizado el presente, pasado y futuro de la cardiopatía isquémica.

Perspectiva en la que juega un rol fundamental la ciencia biomédica y el avance de la tecnología. Ámbitos que permitieron al equipo de Ibáñez desarrollar una terapia preventiva para el infarto que bloquea los receptores de adrenalina y reduce en un 25 por ciento los daños sobre el músculo cardiovascular.

A estos avances de investigación, hay que sumar las nuevas guías sobre revascularización coronaria o bypass, una de las técnicas quirúrgicas de aplicación en determinados casos de cardiopatía isquémica, que fueron presentados recientemente en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología.

Las nuevas guías Europeas sobre revascularización miocárdica se desarrollaron de forma conjunta entre la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) y la Asociación Europea de cirugía cardiovascular (EACTS) y están pensadas para dar soporte a la práctica clínica, con recomendaciones pragmáticas basadas en la evidencia disponible hoy en día y en la experiencia personal cuando esta evidencia falta.

De acuerdo a estas guías, tanto la angioplastia coronaria como la cirugía de revascularización miocárdica son altamente efectivas para aliviar síntomas producidos por la isquemia y ambas permiten mejorar el pronóstico. La brecha que queda entre ambas se puede resumir en que la angioplastia se asocia con una recuperación más rápida y tiene menor riesgo de eventos precoces, y que la cirugía mejora la sobreviva y reduce el riesgo de infarto y revascularización en el largo plazo.