La delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha visitado este jueves la base ‘La Atalaya’ ubicada en Calzada de Calatrava donde ha querido agradecer el trabajo que realizan a diario todos los trabajadores del dispositivo de extinción de incendios de Castilla-La Mancha en la provincia de Ciudad Real.

Olmedo, ha querido personalizar este reconocimiento en los efectivos de la base ‘Atalaya’ que fueron los encargados de trabajar, en días pasados, en el incendio forestal que afectó a la localidad de Moral de Calatrava destacando “su excelente trabajo y enorme esfuerzo” y que llevó a su extinción

Era mi deber, ha dicho, ya que “es de bien nacidos ser agradecidos” remarcando su agradecimiento “al trabajo que día a día hacen estos magníficos profesionales que miran por la protección de una de nuestras mayores riquezas como es nuestro patrimonio natural”.

La delegada de la Junta ha destacado el esfuerzo y la labor del Gobierno de Castilla-La Mancha en las campañas de prevención y extinción de incendios “ya que el mejor incendio es el que no se produce” resaltando las más de 500 personas que trabajan, de manera diaria, en la provincia de Ciudad Real, en la extinción de los incendios forestales cuando se producen y durante el invierno, en las tareas de prevención de los mismos.

La base ‘La Atalaya’, ubicada en Calzada de Calatrava (Ciudad Real y con una superficie de 2.460 hectáreas, forma parte del operativo regional de lucha contra los incendios forestales. Cuenta con 29 efectivos entre los que se encuentran una cuadrilla retén helitransportada BIFOR B con un helicóptero, un Grupo Helitransportado con trece especialistas, dos emisoristas y dos técnicos de brigada.

3,5 millones de euros para mejorar los caminos forestales

La delegada de la Junta, durante su visita a la base ‘Atalaya’ ha anunciado que el Gobierno de Castilla-La Mancha invertirá 3,5 millones en “mejorar los caminos rurales que utilizan los efectivos de extinción para facilitar así su labor”.

Unos trabajos que se desarrollaran en los próximos meses “una vez acabada la campaña” “acondicionando los accesos de los caminos rurales” que utilizan estos profesionales “no solo para extinguir sino también a la hora de prevenir”.