Un total de 30 empresas se beneficiarán de la convocatoria 2018 de las ayudas a la mejora de la salud y seguridad laboral en el sector de la construcción que ha puesto en marcha el Gobierno de Castilla-La Mancha. Esto supone duplicar el número de empresas adjudicatarias de la subvención respecto a 2017. Desde el inicio de la legislatura, el Gobierno regional ha invertido tres millones de euros en ayudas a la mejora de la prevención de riesgos laborales en las empresas de la región.

A través de esta convocatoria, el Ejecutivo autonómico busca apoyar a las empresas del sector de la construcción que quieran llevar adelante proyectos de inversión en elementos de protección colectiva e individual, sea para eliminar o limitar los riesgos de caída en altura. Generalmente este tipo de accidentes son los más numerosos y de mayor gravedad en el sector.

La convocatoria estaba dotada con un crédito de 90.000 euros. En la presente convocatoria, se han incrementado considerablemente el número de expedientes aprobados respecto al ejercicio anterior, pasando de 14 solicitudes aprobadas en 2017 a 30 solicitudes a las que se propone conceder subvención en 2018, y que van a acometer proyectos de inversión por importe total de 280.000  euros.

Las empresas han optado mayoritariamente por la adquisición de elementos de protección colectiva, destinados a proteger a la totalidad de trabajadores, frente a equipos de protección individual, destinados a proteger a un solo trabajador. El 97 por ciento de los proyectos subvencionados van dirigidos a adquirir elementos de protección colectiva y el tres por ciento van destinados a inversiones en equipos de protección individual.

De la totalidad de solicitudes recibidas, 16 corresponden a empresas de Ciudad Real; ocho a Toledo; tres a Albacete; dos a Cuenca y otras os a Guadalajara.

En cuanto a los elementos para los que se solicita subvención, 20 proyectos están dirigidos a la adquisición de andamios de fachada con componentes prefabricados; 5 pretenden invertir en torres móviles; 4 en sistemas de protección de borde y redes de seguridad, y 1 apunta a adquirir a sistemas de antiácidas deslizante.

Por primera vez, la normativa prevé la concesión prioritaria de las ayudas a las empresas de esas zonas, además de un incremento del 20 por ciento en la cuantía lo que, junto con la simplificación en la gestión y la inclusión de los autónomos con trabajadores a su cargo son las principales novedades, entre otras cosas, son las principales novedades este año. Cerca del 20 por ciento de las ayudas concedidas se dirige a empresas instaladas en zonas ITI.