Los aceites industriales usados que se generan en talleres de automoción o industrias, entre otras actividades, deben ser extraídos y almacenados para evitar fugas y derrames debido a su alto poder contaminante, debiéndolos entregar posteriormente a un gestor de residuos autorizado. Gracias a estas buenas prácticas, durante el pasado año SIGAUS, el Sistema encargado de gestionar este residuo peligroso en España, pudo atender su recogida en 4.541 establecimientos de 503 municipios castellanomanchegos, de los que el 88% se ubican en zonas rurales donde existen importantes valores naturales a proteger.

El aceite industrial se consume en numerosos ámbitos empresariales, desde talleres de vehículos e industrias, hasta sectores como el transporte, la construcción, o cualquier actividad en la que haya máquinas, engranajes, turbinas o compresores que requieran el uso de lubricantes para refrigerar, aislar o disminuir la fricción entre piezas. Desde el pequeño generador de energía de un hotel hasta la nevera industrial de un restaurante. Debido a esta diversidad de usos, la generación de aceites usados resultantes se da de forma muy fragmentada y dispersa en el territorio.

Durante el pasado año SIGAUS recogió en Castilla-La Mancha una cantidad bruta de 8.522 toneladas de aceites usados, cerca de la mitad (el 43%) procedente de talleres de vehículos. El volumen de aceite usado recuperado se trata de una cantidad mayor que la cantidad de residuo que finalmente es tratado, ya que incluye grandes cantidades de impropios, como agua o sedimentos. Sustancias que, durante el pre-tratamiento, han de separarse para facilitar su gestión final y que, de no gestionarse correctamente, podrían tener un elevado impacto ambiental.

Valores naturales a proteger

En el entorno rural, SIGAUS recogió aceites usados en 442 municipios, que suponen el 88% de los municipios totales donde se fue a recoger, y en ellos se recuperaron 3.568 toneladas de residuo, que representan el 42% del total recuperado. Generalmente, se trata de zonas alejadas de los centros urbanos, lo que exige una compleja logística y donde la recogida es especialmente importante por el riesgo ambiental que se evita, ya que la mayoría de espacios protegidos se encuentran en este medio.

Gracias a un servicio de recogida de gran capilaridad, SIGAUS llega a zonas del territorio en las que reside poca población y están muy alejadas. Durante el pasado año, se recogieron aceites usados en 102 establecimientos ubicados en municipios a más de 1.000 metros de altitud, que generaron 143 toneladas de residuo. Para atender a estos puntos productores se tuvieron que realizar recorridos de 167 km de media.

Impacto ambiental

El aceite industrial usado es un residuo que, por su toxicidad, su escasa biodegradabilidad y sus efectos sobre la salud y el medio ambiente, es considerado peligroso y muy contaminante. Los vertidos incontrolados provocan efectos nocivos sobre el agua y la tierra, y su combustión incontrolada conlleva la emisión a la atmósfera de gases tóxicos (con cloro, plomo…), con efectos muy negativos, poniendo en riesgo la supervivencia de especies vegetales y animales, que en algunos casos están en peligro de extinción.

Por ello, desde el punto de vista ambiental, es especialmente importante la recuperación del residuo en establecimientos que se ubican dentro de espacios protegidos, donde el riesgo es aún mayor. En estos entornos durante el pasado año se recogieron 1.432 toneladas de aceites usados, que se generaron en 550 establecimientos (como instalaciones que se encuentran en paradores de turismo, empresas de gestión de agua, clubes náuticos…), ubicados en algunos de los 76 municipios con espacios protegidos.

La intervención de SIGAUS cobra su máximo sentido en la recogida en zonas donde habitan especies en peligro de extinción. En Castilla-La Mancha existen actualmente 17 especies en peligro de extinción que, en algunos casos, habitan a tan sólo un perímetro de 10 km de distancia de establecimientos que generan aceites usados, y a las que hay que proteger del impacto negativo de este residuo peligroso. Se trata, por ejemplo, de aves como el Milano real (Milvus milvus) y el Escribano palustre (Emberiza schoeniclus), o reptiles como la Tortuga mediterránea (Testudo hermanni), entre una amplia variedad de especies de peces, aves y flora vascular.

Beneficios de una correcta gestión

La cara amable de este residuo contaminante es que bien gestionado ofrece importantes beneficios ambientales, haciendo posible el ahorro de materias primas, energía y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Las buenas prácticas de los establecimientos que generan aceites usados hace posible que el residuo, una vez limpio de impropios, sea 100% aprovechado, ya sea como nuevas bases lubricantes o como combustible para uso industrial.

La cantidad neta finalmente gestionada y valorizada por parte de SIGAUS en Castilla-La Mancha fue de 6.935 toneladas. De ellas, el 60,4% (4.192 toneladas) se destinó a regeneración, un tratamiento prioritario en la gestión de los aceites usados que permite extraer aceites base utilizados en la fabricación de nuevos lubricantes. La cantidad destinada a este tratamiento permitió devolver al mercado 2.792 toneladas de lubricantes, una cantidad que podría servir para el llenado del cárter de 689.300 turismos, el equivalente al 68% del parque móvil de turismos de Castilla-La Mancha. En términos medioambientales, este tratamiento de los aceites usados hizo posible evitar la emisión a la atmósfera de 12.575 toneladas de CO2.

Los aceites usados que no fueron aptos para ser regenerados se trataron para su posterior valorización energética. El producto resultante es un combustible de uso industrial utilizado en centrales térmicas de generación eléctrica, cementeras, papeleras, equipos marinos, etc., evitando con ello la utilización de otros combustibles tradicionales como el fuel óleo. A este tratamiento se destinaron el pasado año 2.743 t que permitieron la generación de una energía equivalente a 30 GWh, como la consumida por el movimiento de todos los trenes del Metro de Madrid durante 1 mes.