El diputado regional de Cs, David Muñoz Zapata, ha manifestado en las Cortes regionales, que Cs hoy no viene a hablar de estadísticas, ni de caída del PIB, ni de los últimos datos del paro, ni de otros números o porcentajes, “hoy venimos a hablar de personas, de aquellas a las que más ha azotado esta crisis sanitaria por el coronavirus, y que necesitan políticos que se esfuercen en trabajar para alcanzar soluciones y acuerdos, y no estén en la bronca constante”.

Zapata ha indicado que, con la mirada puesta en los más afectados económicamente por la crisis sanitaria, y sin dejar a un lado las profundas diferencias que hay con el Gobierno de García-Page y con el PSOE, “nos hemos dejado la piel para alcanzar un pacto necesario para el bienestar futuro de Castilla-La Mancha, dejando un lado el cabreo y la indignación que nos han provocado muchas situaciones y palabras del presidente de esta región durante la pandemia”. Pero para Ciudadanos, ha dicho el diputado, lo necesario ahora es dejar a un lado las diferencias y la pataleta, y “centrarse en ayudar a los castellanomanchegos que no tienen ahora mismo ni para pagar la luz”.

Por ello mismo, Zapata ha remarcado que en el pacto de reconstrucción de Castilla-La Mancha firmado ayer, “se recoge destinar una partida de 14 millones de euros, con carácter ampliable, para cubrir las necesidades básicas de familias que carezcan de ingresos económicos suficientes”, con el objetivo de que no pase como en la última crisis, “para que nadie se quede atrás”. Unas ayudas incluidas en el pacto y que a petición de la formación de centro “funcionen de forma coordinada con el Ingreso Mínimo Vital y así evitar duplicidades y que lleguen al mayor número posible de personas”.

El diputado de la formación liberal ha recalcado que “ha costado mucho”, pero Cs ha conseguido que el Gobierno regional aceptara en el pacto “aumentar de 25 millones a 40 millones el presupuesto del programa de ayudas a autónomos y microempresas para paliar los efectos del COVID, de modo que en vez de llegar a 14.000 negocios, llegue a más de 22.000 de toda Castilla-La Mancha”.

Asimismo, Cs ha puesto en valor que el pacto de reconstrucción de C-LM atiende a aquellos colectivos de los que “nunca se acordaba la Junta en sus programas de incentivos empresariales; los profesionales liberales, como abogados, dentistas, o arquitectos”, y ha asegurado lanzando la mirada a la bancada socialista,“con esto nos hemos puesto muy cabezotas”. El pacto para la reconstrucción de Castilla-La Mancha contiene medidas para estas personas que crean puestos de trabajo y que pagan impuestos que sirven para sostener los servicios públicos, “no se les podía dejar atrás”.

En Ciudadanos, ha dicho Zapata, hemos pensado en las personas que han perdido su puesto de trabajo como consecuencia de la crisis económica generada por el COVID y, por ellas, pensando en esas personas, “hemos incluido en el pacto para la reconstrucción de Castilla-La Mancha la creación de un programa de ayudas directas a empresas para incentivar la contratación de las personas que han perdido su puesto de trabajo como consecuencia de los efectos económicos de la epidemia del COVID19”.

No obstante, ante la dificultad para algunas personas de pagar impuestos, Cs ha pensado en aquellos que les resulta tan difícil ahora mismo llegar a fin de mes, por ello, en el pacto para la reconstrucción de Castilla-La Mancha, “hemos planteado aliviar la carga fiscal de familias y empresas mediante el fraccionamiento y el aplazamiento del pago de impuestos hasta mucho después de que finalice el Estado de alarma, así como revisar el sistema de tasas de la Junta para aplicar rebajas, exenciones, y revisar las deducciones del tramo autonómico del IRPF”.