El pacto de reconstrucción de Castilla-La Mancha sellado ayer entre la Junta, Ciudadanos y el PSOE, y al que no ha querido sumarse el PP, incluye importantes medidas en materia sanitaria, como el blindaje de la partida de 640 millones para el refuerzo de las infraestructuras sanitarias, la garantía de una reserva suficiente de material sanitario (equipos de protección individual, mascarillas o geles hidroalcohólicos) producido preferentemente en nuestra región o la ampliación de las plantillas para hacer frente a eventuales situaciones de crisis. Así lo ha recordado este jueves en las Cortes la diputada de Ciudadanos Úrsula López Fuentes.

La parlamentaria ha destacado que el acuerdo incluye el compromiso de mantener los contratos del personal sanitario contratado durante la pandemia, así como la creación de un catálogo de pruebas diagnósticas que incluya test para detectar el Covid-19 y la puesta en marcha de un protocolo específico de seguimiento sociosanitario de personas afectadas por el coronavirus, además de otras medidas de refuerzo de la Atención Primaria. “Esto hemos conseguido desde Ciudadanos, dialogando y negociando; esto es política útil”, ha reivindicado la diputada, preguntando irónicamente a los diputados del PP “qué medidas han conseguido ustedes que tanto critican el pacto”.

Los profesionales, al límite

Al mismo tiempo, la diputada, que también es médico de Atención Primaria, ha denunciado la “falta de liderazgo y pésima gestión” del Gobierno de Castilla-La Mancha en la crisis sanitaria del Covid-19, señalando que “nuestra sanidad venía ya de una situación crítica que ha sido agravada por la crisis”, recordando que“pese a la propaganda del PSOE, la realidad es que ahora se está invirtiendo en sanidad todavía menos que hace diez años”, y alertando de que los profesionales de centros de salud, hospitales y residencias de mayores “están al límite de su capacidad, con el riesgo que ello supone para los pacientes”.

La diputada naranja ha querido dejar claro que “en ningún momento se han cerrado centros de salud durante esta crisis”, resaltando la “absoluta dedicación y empeño de los profesionales”. López Fuentes ha lamentado el colapso de los servicios de urgencias de varios hospitales de la región durante los días de mayor incidencia del virus, días en los que, tal y como ha recordado, “el consejero de Sanidad decía que había camas libres y respiradores suficientes cuando los que estábamos al pie del cañón sabíamos perfectamente que no era cierto”. La realidad, tal y como ha indicado la diputada, es que faltaron mascarillas, equipos de protección individual, respiradores y test diagnósticos.