Un total de 110 participantes de la primera edición del XXX ‘Curso de Formación Inicial para la categoría de Policía Local’ iniciarán prácticas de Seguridad Vial a partir de la próxima semana, con funciones de regulación y ordenación del tráfico, patrullaje a pie y organización de dispositivos de seguridad.

Los participantes se han dividido en diferentes grupos, utilizando como criterio la proximidad de sus lugares de residencia a la localidad en la que se llevarán a cabo las prácticas, de manera que en la provincia de Albacete habrá un grupo con 22 alumnos; en Toledo dos, con 19 personas por grupo; otros dos en Ciudad Real, con 18 participantes en cada uno de ellos; y un grupo de 14 formado por los participantes de las provincias de Guadalajara y Cuenca. Concretamente, las prácticas se realizarán en Almansa, Puertollano y Toledo y Guadalajara capital.

La actividad formativa se desarrollará a lo largo de dos semanas, de modo que del 12 al 17 de abril realizarán sus prácticas el primer grupo de Toledo y el primero de Puertollano y la semana del 3 al 7 de mayo las harán los grupos de Almansa y Guadalajara y los segundos grupos de Toledo y Puertollano. Además, para una formación óptima, cada grupo se dividirá, a su vez, en tres subgrupos, de modo que cada día puedan ejercer las funciones previstas.

- patrocinador -

El curso comenzará con una videoconferencia por parte del responsable de las prácticas en cada localidad para explicar al alumnado en qué consistirán. Habrá también un responsable de la planificación y supervisión y cada tarea o función contará con dos policías (monitores), que trabajarán con cada uno de los subgrupos.

Desarrollo de las prácticas

Las prácticas se desarrollarán durante tres días, en horario de mañana, y tendrán una duración de cinco horas cada jornada. Los participantes, junto a sus monitores, llevarán a cabo funciones de regulación y ordenación del tráfico, patrullaje a pie y organización de dispositivos de seguridad.

En el primer caso, se establecerán diferentes puntos de la ciudad para la regulación del tráfico por parte de los alumnos y alumnas, mientras que, en el segundo, los participantes realizarán funciones de vigilancia a pie por la población y se encargarán de elaborar las denuncias de tráfico correspondientes.

Finalmente, en distintas zonas de la ciudad se organizarán dispositivos de control de documentación, alcoholemia y drogas, lo que permitirá al alumnado aprender cómo se instalan estos dispositivos y las tareas a realizar por los policías en los diferentes puntos de control, tales como selección de vehículos, solicitud de documentación o establecimiento de puntos de vigilancia.