El presidente de Castilla-La Mancha aseguró que la infraestructura del trasvase Tajo-Segura, pensada y llevada a cabo durante la época franquista, no habría sido posible en democracia. Con motivo del 39 aniversario de su puesta en marcha, Emiliano García-Page remarcó que en democracia los ciudadanos habría podido dar su opinión de forma libre, mejorando la forma en la que se implementó la construcción.

En un mensaje difundido a través de sus redes sociales, el presidente del Ejecutivo regional hizo hincapié en la solidaridad que los castellano-manchegos y, en especial, los habitantes de los municipios ribereños de los pantanos de Entrepeñas y Buendía, han demostrado durante casi cuatro décadas con las comunidades beneficiarias del Levante.

El presidente de Castilla-La Mancha subrayó que “es hora de ir cambiando las cosas”, ya que “el agua ahora apenas está aquí”. La publicación en redes sociales está ilustrada con la noticia que el desaparecido rotativo murciano ‘Línea’ publicaba el 1 de abril de 1979. A partir de ese momento, y durante 40 años de actividad, el trasvase deriva cinco millones de metros cúbicos al pantano del Talave, en la provincia de Albacete.