Un total de 154 mayores de la provincia de Guadalajara disfrutan del segundo turno del programa de Termalismo Social impulsado por el Gobierno regional, que se lleva a cabo durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre en la Red de Balnearios de la comunidad autónoma.

En lo que va de año, son 265 las personas mayores de la provincia que se han beneficiado de este programa: 111 en el primer turno, que se desarrolló entre los meses de marzo y mayo, y 154 en el segundo. Todavía queda un tercer turno de adjudicación de plazas, cuyo plazo de presentación de solicitudes permanecerá abierto hasta el 31 de julio. Las estancias se llevarán a cabo en los meses de octubre, noviembre y diciembre.

El director provincial de Bienestar Social, José Luis Vega, ha hecho una valoración positiva de este programa, “que prácticamente desapareció en la anterior legislatura”. Así, ha recordado que en el último año del Gobierno de Cospedal se ofertaron 190 plazas para el conjunto de la región, frente a las 5.000 actuales, “lo que evidencia la recuperación de este programa con el Gobierno de Emiliano García-Page”, ha afirmado.

Del mismo modo, se ha referido a los efectos beneficiosos que este programa tiene para el colectivo al que se dirige, ya que “favorece la promoción de la autonomía personal y la prevención de las situaciones de dependencia mediante una terapia natural, no agresiva y muy beneficiosa para las personas mayores”, ha afirmado.

Además, ha animado a los mayores de la provincia de Guadalajara a formular la solicitud para beneficiarse del tercer turno del programa. La solicitud de inscripción puede obtenerse en la página web del Gobierno regional (www.castillalamancha.es), en la Dirección provincial de Bienestar Social, situada en (en el número 2 de la calle Julián Besteiro) o bien en los Centros de Mayores o los Servicios Sociales de los ayuntamientos.

Pueden ser usuarios las personas de 65 años o más; pensionistas siempre que hayan cumplido los 60 años; así como los cónyuges, o los hijos e hijas del solicitante si tienen un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento.

Las estancias son de 5  días y 5 noches, con pensión completa, y se ofrece alojamiento y manutención, tratamiento termal y actividades socioculturales y de ocio.

El programa de Termalismo Social del Gobierno de Castilla-La Mancha es además un generador de economía y empleo en la región, especialmente en las zonas rurales, ya que mantiene 600 puestos de trabajo directos y 1.700 indirectos.