“La desaparecida torre-reloj de San Gil de Guadalajara” es el título de una conferencia que se impartió en el salón de actos del Palacio del Infantado, organizada por el Museo provincial y su Asociación de Amigos.

El acto se llevo a cabo a las 19:30 y la conferencia corrió a cargo del profesor de la Universidad de La Rioja Raúl Romero Medina. Se aportaron nuevos datos documentales sobre la torre reloj de San Gil y los diferentes maestros de obra implicados en su creación y transformación entre los siglos XVI y XVII. En el siglo XX la torre reloj terminó desapareciendo.

Desde mediados del siglo XV el Concejo de la ciudad de Guadalajara disponía de un reloj en la torre de la parroquia de San Gil que asumía un valor simbólico y de representación ciudadana, como ocurría en ciudades italianas y centroeuropeas. La fábrica de esta torre sufrió problemas estructurales durante los siglos de la Edad Moderna, lo que motivó un pleito que enfrentó a la ciudad con los beneficiados de la parroquia por su reparación.

En la conferencia se recordó la historia de esta torre y lo que suponía para la ciudad y se añadió nueva información sobre sus características y evolución con el paso del tiempo. Como en todas las citas que se programan en el Museo provincial, la conferencia fue gratuita y libre hasta completar la capacidad del foro.

Esta iniciativa forma parte de las actividades que se organizan entre el Museo provincial y su Asociación de Amigos, cuyo último presidente, José Ramón López de los Mozos, falleció recientemente. Por ello, con anterioridad al inicio de la conferencia está previsto que se realice un pequeño homenaje al etnólogo, en el que participarán algunos de sus familiares.

El director provincial de Educación, Cultura y Deportes, Faustino Lozano, invitó a la ciudadanía de Guadalajara a que asistan a estas conferencias “que nos permiten, una vez más, conocer nuevos retazos de la historia de Guadalajara, a través de nuestro patrimonio”, al tiempo que “se recuerda al gran investigador del patrimonio cultural de Guadalajara José Ramón López de los Mozos”.