El fotógrafo toledano Santiago Manzaneque García-Arroyo de 24 años, ha vuelto a hacerse con otro prestigioso premio a nivel nacional, en esta ocasión en el certamen que organiza la Asociación de Fotógrafos y Videógrafos de Andalucía (Afian), celebrado este fin de semana en Córdoba.

En esta ocasión se ha hecho, entre 533 obras presentadas, con el primer premio en la Categoría Boda en la VII Edición de los Premios Andalucía de la Imagen (Afian). Santi, como es conocido por todos en Toledo, dio sus primeros pasos en el mundo de la fotografía en el estudio familiar “Foto Dilos” de Toledo, empresa que lleva ofreciendo sus servicios desde hace más de tres décadas en Toledo.

Otros premios nacionales

En su curriculum y a pesar de su corta edad, destacan otros premios, también de carácter nacional, como Quijotes Afocam 2017 en categoría absoluta y categoría boda; Afocam 2016 Primer premio en categoría Joven Autor; finalista en 2016 en los Premios Comunidad de Valencia en categoría Joven Autor; y ganador Premio Joven Autor en el prestigioso certamen castellano-manchego Quijotes 2014 que organiza la Asociación de Fotógrafos y Videógrafos de Castilla-La Mancha Afocam.

Santiago Manzaneque afirma que “para mi este premio sobre todo significa darme mucho ánimo para continuar haciendo las cosas como me han enseñado mi mejor maestro, mi padre. Mi objetivo, es convertirme en un profesional de la fotografía y que las parejas confíen en mi, en nosotros, como mi padre ha conseguido a lo largo de sus más de 30 años de trabajo”. La inspiración de este fotógrafo profesional viene de la fotografía de boda documental y de profesionales de la agencia Magnum, aplicándolo a la fotografía de boda, Cartier Bresonn, Alex Webb, Cristina García Rodero. He tenido la suerte de conocer y aprender mucho de grandes fotógrafos españoles como Agustín Regidor, extremeño con mucha técnica y oficio o mi mentor Iñaki Lungarán, con los que he podido hacer trabajos puntuales gracias a haber nacido en una familia de fotógrafos y las buenas relaciones que mantenemos con ellos”.

“Mi éxito se lo debo a mi padre, que me ha dado mucha caña, enseñándome el oficio”

Santiago reconoce que su éxito viene de la mano de su padre, “sin duda”.  “Todo se lo debo a él, que me ha dado mucha caña desde los 16 años enseñándome este oficio”. Desde entonces “para mi la fotografía es mi vida, es la forma de mirar, ya no miras con ojos, miras con un objetivo”, reconoce Santiago, quien desde entonces acumula cerca de una veintena de cursos de formación especializada en fotografía y vídeo y mucho aprendizaje “observando y aprendiendo de grandes profesionales del mundo de la fotografía de Bodas y eventos”.

El sueño de este joven talento toledano sería “hacer lo que ha conseguido mi padre, trabajar con personas que confíen en mi y que el 99% estén satisfechos y poder trabajar muchos años en el mundo de la fotografía especializada en bodas y otros eventos. Eso vale más que todos los premios”.