La factura energética se convirtió en un quebradero de cabeza para los españoles, no solamente por su precio y complejidad, sino también por los esfuerzos que hacemos para conseguir reducir su elevado coste. Los hogares aragoneses fueron, junto a los madrileños y navarros, los que más pagaron en sus facturas de luz y gas al destinar más de 1.180 euros en los recibos. Cifra que al cierre de este año será con total seguridad mucho más abultada.

Los hogares castellanomanchegos pagaron una media de 1.180 euros de luz y gas el año pasado 1

En concreto, los hogares castellanomanchegos debieron destinar de media 890,43 euros a la electricidad y 293,03 euros al consumo de gas en 2020, de acuerdo a los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE) reunidos por SwitchHero.

Sin embargo, existen diferentes notables entre unas comunidades y otras como consecuencia del clima, los distintos tipos de calefacción en cada territorio y las horas de consumo de los aparatos de aire acondicionado.

De esta forma, el gasto de los hogares castellanomanchegos, en la factura energética se ubicó más de 100 euros por arriba de la media española (1.057,22 euros), mientras que los canarios y gallegos fueron los españoles que menos pagaron en sus recibos (636,11 euros y 912,16 euros de media, respectivamente).

Pero, más allá de hacer peripecias para desplazar el consumo energético de las horas punta y horas valle hasta las horas llana para la reducción del coste de estos recibos, empiezan a surgir alternativas más eficientes cuyo objetivo pasa por simplificar a los ciudadanos cualquier trámite en torno a la factura energética, además de ahorrarles quebraderos de cabeza y algún que otro euro.

La alternativa para despreocuparse y ahorrar

En este sentido, la empresa holandesa SwitchHero importó el método de las compras colectivas –o lo que ya denominan como autoswitching- que funciona en mercados maduros del norte de Europa y negocia de manera directa con las energéticas en nombre de los consumidores para garantizar a los hogares cada año un precio de la luz y el gas de más de 50 euros por debajo de la media del mercado.

La compañía calcula mensualmente el precio medio de la energía que ofrecen las principales comercializadoras, así como las ofertas que aparecen en los comparadores, y fija así el precio de partida, seleccionando luego entre las energéticas al ‘mejor postor’ que ofrezca el precio más bajo a sus clientes. Y además, a diferencia de otros servicios similares, lo hace de una manera continuada en el tiempo, ofreciendo este servicio a cualquier usuario en cualquier momento del año.

De esta manera el consumidor se despreocupa de este trámite para él a menudo tan complejo, cediendo a SwitchHero la negociación en su nombre al terminar el contrato, ya que pasado ese tiempo las compañías eléctricas se reservan el derecho de modificar el precio. De ahí la importancia de desentenderse, siempre con la garantía de contar con un contrato anual adaptado a las condiciones del mercado.

Según Jack Van der Steen, el CEO de SwitchHero “en un contexto de máximos históricos del precio de la luz, hemos diseñado un modelo de negocio en el que todos ganan. Mientras las comercializadoras captan y mantienen nuevos clientes a largo plazo, los clientes se despreocupan de este trámite complejo con la seguridad de tener un precio por debajo del mercado”.