El Gobierno de Castilla-La Mancha felicitó a los Ayuntamientos de Hellín, Tobarra y Agramón, y a sus asociaciones de tamborileros, por el reconocimiento que les hizo la UNESCO. Las tamboradas fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad, un logro que se extiende por 22 municipios que conforman el denominado Consorcio Nacional de Pueblos del Tambor, luego de una presentación de candidatura conjunta para lograr “un hito cultural y social”.

Así lo ha trasladado el delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos subrayando que “las tamboradas merecían este reconocimiento universal por su tradición arraigada, por ser un elemento de cohesión y de celebración durante la Semana Santa, por su dimensión social, y por ser una referencia en la atracción turística y cultural”.
Ruiz Santos ha recordado que el Gobierno del presidente Emiliano García-Page, al igual que las iniciativas legislativas presentadas en el Congreso de los Diputados y en el Senado, han conformado “una gran alianza institucional para lograr que hoy sea una realidad esta figura de protección para las tamboradas”, con especial referencia a las que se celebran en la provincia de Albacete.

El delegado de la Junta en Albacete también resaltó que  “esta gran noticia para Albacete y su provincia” llega semanas antes de la celebración de FITUR 2018, donde “el tambor tendrá gran protagonismo”, al igual que en la Oficina de Promoción de Castilla-La Mancha en Madrid, donde se presentarán las XXXIV Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo de 2019, que se celebrarán en Agramón, los días 29, 30 y 31 de marzo.

Finalizando, Ruiz Santosremarcó que el presidente Emiliano García-Page aprobó, en la legislatura actual, dos apoyos muy necesarios para las tamboradas, siendo estos la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) como Bien Inmaterial, de la Tamborada de Tobarra, y el título de Fiesta de Interés Turístico Regional para la Semana Santa de Agramón.