El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado esta tarde que la actividad escolar queda suspendida en todos los centros de la Comunidad Autónoma ‘sine die’, siguiendo las recomendaciones marcadas a mediodía por el Gobierno de España por el coronavirus.

El presidente de Castilla-La Mancha, que -según ha confirmado- se ha enterado por los medios de comunicación de la decisión adoptada por el Gobierno de España, ha explicado en su segunda comparecencia de la jornada, que se estaban esperando directrices del Ministerio de Sanidad a las 20:00 horas de hoy, cuando se ha hecho eco de la recomendación del presidente Pedro Sánchez.

“Me he enterado por la televisión, pero respeto y acato por completo la decisión del Gobierno de España y del Ministerio de Sanidad”, ha dicho García-Page, al tiempo que ha asegurado que no recrimina “para nada la decisión del presidente del Gobierno, pero es evidente que no ha sido consensuada, si bien si es asumida”.

“La coordinación significa que todos los que estamos por debajo asumimos las decisiones que tomen los que están arriba, siempre y cuando se comuniquen”, ha apuntado.

UCLM

En este contexto, ha abundado en su desacuerdo con la decisión del rector de la UCLM de suspender las clases y ha manifestado que el cese de la actividad académica, investigadora y de prácticas será efectivo a partir de mañana, “no vamos a esperar al lunes”. Del mismo modo, ha avanzado que, una vez superada esta crisis sanitaria, “habrá que reevaluar el contrato programa con la Universidad”.

Reconocimiento al profesorado de la región

El presidente de Castilla-La Mancha ha aprovechado la presencia de los medios de comunicación para reiterar su reconocimiento al personal sanitario de Castilla-La Mancha, así como a los servicios de epidemiología de la Consejería de Sanidad. Del mismo modo, ha pedido disculpas si en la comparecencia que tuvo lugar esta mañana “se han mal interpretado mis palabras” y ha expresado todo su reconocimiento y admiración al profesorado de la comunidad autónoma.

Las últimas palabras del presidente castellano-manchego han invitado a la responsabilidad para evitar que esta epidemia de gripe “genere una dinámica desproporcionada y desde Castilla-La Mancha no vamos a propiciar un agujero en la economía de España”, ha apuntado. Asimismo, ha hecho una llamada a la tranquilidad, “porque esta situación no se resuelve con prohibiciones”.