Castilla-La Mancha y el de Aragón han intercambiado las iniciativas y medidas que están utilizando para la creación de sus respectivas leyes contra la despoblación. Ha sido durante la reunión que han mantenido hoy el comisionado del Reto Demográfico, Jesús Alique, y el comisionado para la lucha contra la despoblación de la Comunidad de Aragón, Javier Allué, donde han compartido los enfoques que cada gobierno quiere dar a las futuras normas que, en el caso de Castilla-La Mancha, ya ha pasado la fase de consultas previas y se espera que pueda estar operativa en el 2021.

El encuentro se enmarca dentro del clima de colaboración entre sendos gobiernos, Castilla-La Mancha y Aragón, que se escenificó el pasado mes de septiembre en la reunión mantenida entre el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, en la localidad de Molina de Aragón, donde acercaron posturas en cuestiones como el reto demográfico, financiación autonómica o colaboración en servicios básicos entre ambas autonomías.

Igualmente, los dos dirigentes coincidieron en la urgencia de negociar un nuevo modelo de financiación como elemento indispensable para afrontar el problema de despoblación que sufren las dos autonomías.

“Desde ese momento -ha explicado Jesús Alique – hubo un encargo directo para ir coordinando políticas de la lucha contra la despoblación en estas dos regiones” que comparten situación demográfica ya que, por un lado, han visto aumentada su población general a lo largo de este siglo, en detrimento de la pérdida de población que sufren determinadas comarcas.

En este sentido, el objetivo de este encuentro es “ver qué medidas tenemos para intentar coordinar y colaborar en la puesta en común de las mejores medidas en la lucha contra la despoblación”, ha dicho Alique.

Antes del inicio de la reunión, el comisionado aragonés ha explicado que su visita a Guadalajara es para “conocer los entresijos del anteproyecto de Ley de Desarrollo Rural Territorial que ha pasado ya en Castilla-La Mancha el periodo de consultas previas” toda vez que ha avanzado que el Ejecutivo de Aragón inicia el periodo de consulta previa de su propia norma -Ley de Dinamización del Medio Rural- el próximo 16 de marzo.

Una nueva financiación

La petición de un nuevo modelo de financiación es otra de las reivindicaciones que se vienen haciendo desde Castilla-La Mancha y Aragón. Un cambio necesario para eliminar “esa brecha de desigualdad”. Por tanto, ha apuntado Jesús Alique, “es necesario un sistema de financiación que contemple el coste efectivo de los servicios que se prestan teniendo en cuenta la dispersión, la población…, y que los convierten en más costosos”.

El comisionado aragonés, por su parte, se ha sumado a estas palabras y ha señalado que se requiere la modificación de la Ley de Haciendas Públicas que dote a los ayuntamientos de una mayor capacidad financiera y operativa, pues “no pueden verse limitado a la hora de tomar decisiones”, así como ha llamado a recuperar la ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural del año 2007.

Un ejemplo en el desarrollo de la ITI

Finalmente, Javier Allué ha señalado que su visita a Castilla-La Mancha también servirá para “conocer in situ la Inversión Territorial Integrada en esta región” para “aprender y conocer mejor” cómo se está implementando, ya que va a ser una de las cuestiones que se van a reflejar en la nueva política de cohesión que se está debatiendo actualmente en el marco de la Unión Europea.