ste clm denuncia educacion interinos

Una oferta de Empleo Público en Educación para el próximo curso de 1200 plazas, anunció en rueda de prensa, el presidente García-Page. De esta manera hace un desprecio a la mesa de negociación colectiva donde se deben exponer con datos cómo llegar a esta cifra, algo común en el estilo de nuestro presidente.

La normativa perjudica a Sanidad y Educación

ste clm denuncia educacion interinos
Desde STE-CLM expresan que seguimos un año más sin cambios en la normativa que limita esta oferta a las tasas de reposición y estabilización, siendo una normativa obsoleta e ineficaz que no ha reducido la interinidad y perjudica seriamente a todas las administraciones públicas, especialmente a Sanidad y Educación.

En ese sentido es conveniente recordar las ofertas de empleo público (OEP) en educación, desde que se asumieron estas competencias el 1 de enero del 2000. Hasta el año 2010, los criterios para calcular el número de plazas eran “aquellas que estaban dotadas presupuestariamente e incluidas en las Relaciones de Puestos de Trabajo”, es decir, todas las de “plantilla orgánica” que solemos negociar en el mes de febrero atendiendo a las necesidades de los centros y en función del alumnado.

Sin embargo, todavía no había tasas limitadoras más allá de “la necesidad de funcionamiento de los servicios públicos esenciales”. Hasta ese año, se promedió un total de 1.352 plazas por año. En el año 2010 se establece “la tasa de reposición de efectivos” al 15%, pero que no es aplicable en educación y sanidad.

El colectivo sería el que sufriría más los recortes de la crisis económica que comienza en el año 2008

Entre el año 2006 y el año 2010 se realizó un proceso de estabilización del profesorado interino amparado en la implantación de la LOE, que benefició al profesorado interino de la época con más experiencia, pero creó una bolsa de nuevos profesores que se vieron sin opción de coger plaza como funcionario en esas convocatorias, aun sacando unas notas altísimas.

Este colectivo sería el que sufriría más los recortes de la crisis económica que comienza en el año 2008 y se traslada al sector público unos años después con el mantra de que “había muchos funcionarios” (a pesar de que comparados con los países europeos España tenía una tasa menor de funcionarios por habitantes).

Con la entrada en el Gobierno conservador de Rajoy en el 2011 el plan estaba más que claro: llevar a sus máximas consecuencias el principio liberalizador, eliminando todo atisbo de empleo público (excepto en justicia, policía y ejército), como ya avanzó unos años antes el exministro socialista Solchaga.

Entra en vigor el Real Decreto-ley 20/2012

Durante esta etapa se suspende la oferta de empleo público, y entra en vigor el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad, eufemismo de guerra sin prisioneros al empleo público que en el caso de educación se transforma en subir las ratios un 20% y el horario lectivo de 23 a 25 horas en primaria e infantil y de 18 a 21 horas en secundaria.

De entrada, se recalcula la plantilla orgánica (primer factor condicionante) con la finalidad de tener interinos 0 (dicho por las autoridades políticas educativas del momento), y con el sufrido baile de desplazamientos y supresiones ocasionado.

Intento de homicidio de la educación pública por Marcial Marín-Cospedal

El siguiente paso dado es limitar en la Ley de presupuestos generales del Estado la oferta pública a una tasa de reposición del 10%: si se jubilan 100 maestras, se pueden ofertar 10 plazas. Así pasan los años 2011, 2012 y 2013, y se aplica ese 10% al conjunto de los 3 años y sale la raquítica oferta de 203 plazas para maestros.

Pero para más inri, se hace leña del árbol caído cambiando el pacto de interinos (que STE-CLM se negó a aceptar). Se había consumado el intento de homicidio de la educación pública en el periodo Marcial Marín-Cospedal, los datos hablan por sí solos.

Para cuando se sube la tasa de reposición al 100% en la Ley de Presupuestos Generales del 2015, se habían despedido a cerca de 6000 profesores interinos y se habían destruido cerca de 3000 puestos de trabajo de la plantilla orgánica, y otros tantos puestos de cupos necesarios para el normal funcionamiento de los centros.

Se pasa parte de la tasa de reposición de sanidad a educación

En el 2016, ante la raquítica tasa de reposición, se decide pasar parte de la tasa de reposición de sanidad y función pública a educación, para no contravenir la normativa superior, y posteriormente se devolvería de educación a sanidad parte de esa tasa.

Como se comprueba al poner por escrito este intercambio de maestras y profesoras por médicas y enfermeras, el daño tanto a sanidad como a educación no respondía a ninguna lógica más allá de la presupuestaria e ideológica. Ahora, en plena pandemia, entendemos los efectos a medio plazo de aquellas decisiones.

Una oferta de empleo público para reponer a todas las personas que salen del sistema educativo

Se vuelve a una oferta de empleo público que permite reponer a todas las personas que salen del sistema educativo (por jubilación, defunción, excedencia, etc.), y así seguiremos hasta el año 2017 donde se perpetra otro atentado contra el empleo público: ante la demanda europea de evitar el abuso de la temporalidad, el ministro Montoro engatusa a algunos sindicatos para firmar el “Proceso de estabilización de empleo temporal en el sector público”, que no estabiliza nada, como se ha demostrado 4 años después.

Así en las ofertas de empleo público se pueden sumar las tasas de reposición y la de “estabilidad”, que se calcula en base a unas plantillas mermadas por el RD 20/2012. Por supuesto, nada se dice de cambiar el sistema de acceso para estabilizar al profesorado interino. Y así seguimos hasta hoy.

En el año 2018, se convocan 1013 plazas

Entre pitos y flautas, pasa el año 2017 y no se puede convocar oposiciones por “falta de garantía jurídica”, según el Consejero de Educación. Esa falta era causada por unos presupuestos generales del estado, pero ya hemos visto que llevamos 3 años con los mismos y no ha sido problema convocar oposiciones. Cosas del momento.

En el año 2018, se convocan 1013 plazas (520 plazas de la tasa de reposición más 617 plazas de la tasa de estabilización descontando 124 para devolver al SESCAM y a Función Pública). En el año 2019, nuevamente otra oferta generosa.

Pero el acuerdo de estabilización, forzado por la doctrina europea de reducir la temporalidad en el sector público no era válido porque los cálculos de estabilización se estaban haciendo con los datos de la época de los recortes. Se estaban empezando a recuperar las ratios que marcaba la LOE y se había bajado ligeramente el horario lectivo al profesorado de secundaria. Eran relativamente muchas plazas tras unos años aciagos, pero la memoria nos dice que no tantas para recuperar el daño hecho.

Una oferta raquítica la del 2020

Y así llegamos a la convocatoria del año 2020 que se suspendió por la pandemia: 716 plazas que se suman a las de este año. En total, según Page, 1200. Es decir, una oferta raquítica de 484. Si en los once años del 2000 al 2010 se convocó una media de 1.352 plazas al año, desde 2011 hasta la actualidad se han convocado una media de 346 plazas al año. Así es como se destruye lo público.

Page prometió 3000 para su legislatura, sigue sin salir las cuentas porque eso implica 750 al año, por lo que ya llevamos dos por debajo de esa media.

Los recortes sufridos en los servicios públicos desde la pasada crisis económica han provocado una década ominosa en la contratación de personal público. Este problema estaba latente pero ha explotado cuando la sociedad ha visto que no tenemos personal para mantener los servicios públicos esenciales como sanidad y educación.

Por este motivo, creemos que todos los sindicatos deberíamos mandar el mismo mensaje: no podemos seguir avanzando en los servicios públicos con este lastre. STE-CLM no quiere ser cómplice de un sistema que no soluciona problemas sino que los perpetúa u ahonda.

Consejería de Educación debe cumplir con su obligación

Por ello, esperamos y exigiremos que la Consejería de Educación cumpla con su obligación y ofrezca el máximo número de plazas que la normativa posibilita para los cuerpos de Secundaria, FP y Música, uniendo la oferta de empleo público de este año a las plazas que el año pasado finalmente no se pudieron cubrir al suspenderse las oposiciones por la pandemia, y evitando ofertas ridículas en algunas especialidades como sucedió el año pasado.

La Consejería tendrá que explicar si estamos en condiciones de poder afrontar el sistema de oposición para junio de 2021, para evitar el proceso de incertidumbre que ha mantenido en vilo a los y las futuras opositoras durante los meses de confinamiento. Estamos a 9 meses y se tiene que planificar con seguridad y claridad.

Y finalmente, STE-CLM exigirá al gobierno de Page que traslade una propuesta de suprimir tasas al Ministerio de Administraciones Públicas para que en el año 2022 tengamos una oferta de empleo público para el cuerpo de primaria real y ajustada a las necesidades de los centros.