El Gobierno de Castilla-La Mancha ha recuperado la figura de los cotos sociales de caza, suprimidos por el anterior Gobierno, con la modificación de la Ley de Caza realizada por el Ejecutivo que preside Emiliano García-Page, aprobada en las Cortes regionales en marzo y que entró en vigor en abril.

El objetivo es mantener la actividad real de la caza en los pueblos como actividad sostenible desde un punto de vista cinegético en el territorio, así como facilitar el ejercicio de la actividad cinegética en igualdad de oportunidades para quienes lo practican. El primer coto social recuperado está ubicado en Sevilleja de la Jara, en la provincia de Toledo.

Con estos cotos se consigue que las personas que quieren disfrutar de la caza y no tienen suficientes recursos para hacerlo en grandes cotos particulares puedan practicar la actividad cinegética en estos espacios.

De esta manera, una vez publicada la orden y finalizado el plazo de participación, se han recibido un total de 1.598 solicitudes una vez acabado el período para obtener uno de los puestos a cubrir para desarrollar alguna de las modalidades que se van a poder llevar a cabo en este espacio como la montería, rececho y aguardos de jabalí.

En total habrá 182 cazadores regionales y 49 nacionales, habiéndose priorizado en todas las plazas sociales un 80 por ciento para los cazadores regionales y el restante 20 por ciento para los nacionales.

Tras el de la provincia de Toledo, se recuperarán otros cotos sociales en las provincias de Ciudad Real y Albacete.