Representantes municipales y técnicos de numerosos Ayuntamientos de la provincia de Guadalajara participan hoy en una jornada informativa sobre Energías Renovables, Autoconsumo y Huella de Carbono, organizadas por el Gobierno regional y la Federación de Municipios y provincias de Castilla-La Mancha en el Centro  de Investigación Apícola y Agroambiental de Marchamalo.

El viceconsejero de Medio Ambiente, Agapito Portillo, ha inaugurado la jornada junto al director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Santos López, y el acalde de Marchamalo, Rafael Esteban. Agapito Portillo ha incidido en la necesidad de promover el uso de energías renovables en las Administraciones Públicas, como medida ejemplarizante para la ciudadanía.

Con ese objetivo, el jueves se publicarán las bases de una convocatoria para que los Ayuntamientos puedan calcular su huella de carbono “con el objeto de que todos colaboremos y las administraciones de cualquier ámbito seamos un ejemplo de lucha contra el cambio climático y de esfuerzo para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero”, ha explicado Agapito Portillo.

El cálculo por parte de los Ayuntamientos de su huella de carbono, es un primer paso en esta tarea, ya que se trata de un balance energético sobre las instalaciones municipales y sus posibilidades de adaptación para conseguir una reducción en la emisión de los gases efecto invernadero.

El cálculo de una huella de carbono tiene un coste aproximado de 1.000 euros y el viceconsejero de Medio Ambiente ha explicado que para ayudar en la financiación a los Ayuntamientos hay diferentes mecanismos y ha recordado que tanto la Unión Europea, como el Estado y las Comunidades Autónomas ponen a disposición de los municipios diferentes medios para que vayan adaptando sus instalaciones.

La intención es, según ha detallado Agapito Portillo, “por un lado que se propicie el ahorro energético y por otro, potenciar el uso de energías renovables, habitualmente a través de la biomasa o de las fotovoltaicas”.

En esta línea de trabajo se vienen organizando estas jornadas en las cinco provincias de Castilla-la Mancha con las que, según ha explicado el viceconsejero “tratamos de concienciar a los Ayuntamientos para que vayan invirtiendo en estos mecanismos, tanto en generación de energía como en la protección de los edificios para que estén perfectamente aislados y no pierdan temperatura respecto al clima exterior”.

Esa adaptación no siempre requiere grandes inversiones, ya que según ha indicado Agapito Portillo “no son necesarios grandes recursos para hacer algunas modificaciones”, tras lo que ha recordado que, por ejemplo, los paneles fotovoltaicos en los últimos años han disminuido prácticamente al 10 por ciento su coste, de modo que “lo que antes no era rentable ahora sí lo es”, ha puntualizado el viceconsejero. En este sentido, el responsable regional de Medio Ambiente ha detallado que una instalación fotovoltaica está amortizada en un plazo de ocho años y tiene una vida media de 25 años, por lo que desde el octavo año “todo son beneficios económicos y medioambientales”.

Además, en cuanto a las instalaciones, el viceconsejero ha informado de que hay programas estatales que cubren en gran parte aquellas actuaciones que pueden llevar a cabo los Consistorios. De hecho, Agapito Portillo ha animado a los Ayuntamientos a que soliciten estas ayudas que facilitan ese cambio energético, ya que según ha indicado, Castilla-La Mancha es una Comunidad que tradicionalmente no solicita muchas de estas ayudas, frente a otras Comunidades del norte del país que suelen obtener gran parte de esos fondos públicos.