El concejal de Movilidad, Juan José Pérez del Pino, ha mantenido este jueves a preguntas de los periodistas que el Ayuntamiento de Toledo ha instalado en varias calles de la ciudad reductores previos a los pasos de peatones con el fin de garantizar la seguridad vial y reducir, en consecuencia, el número de atropellos a peatones.

El edil ha lamentado que el incumplimiento de las normas viales haya propiciado medidas adicionales para “garantizar la seguridad de los ciudadanos” y ha mantenido que si el Ayuntamiento modifica alguno de estos resaltos o reductores de velocidad lo hará “porque esté inadecuadamente hecho o porque haya alguna circunstancia que lo aconseje” puesto que, “hoy por hoy son una garantía y así lo entendemos en el Ayuntamiento”.

Pérez del Pino se ha expresado en estos términos a preguntas de los periodistas en torno a la petición formulada por representantes sindicales de Unauto para que el Ayuntamiento adecue los reductores. A este respecto, el edil de Movilidad ha expresado que la normativa a la que alude el sindicato “es de Fomento y para sus propias carreteras” no para vías urbanas.

El Gobierno local reitera que, en cualquier caso, la instalación de estos elementos cumple con la legislación vigente y aplicable a vías urbanas ya que es potestad de la dirección facultativa de la obra establecer las características de los resaltos, por lo que pide también al portavoz del Grupo Municipal Popular, Jesús Labrador, que deje de mentir y manipular sobre este asunto.