El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, aseguró que “Castilla-La Mancha también necesita el agua”, a la vez que lamentó que el Gobierno de Rajoy haya resucitado el trasvase coincidiendo con el Día Mundial del Agua.”El agua tiene que generar desarrollo en todos los territorios, pero primero está la cuenca cedente”. Sobre la situación en la región, remarcó que “los embalses de la cabecera del Tajo están al 16 por ciento”.

El consejero consideró que fue “un día poco apropiado” para anuncios de ese tipo, cuando hace poco había una situación de extrema sequía que aún hoy afecta a Castilla-La Mancha. “Cualquier persona con sentido común se da cuenta que no se puede, ni se debe autorizar un trasvase”, recordando también que hay recursos públicos invertidos en las desaladoras y que hoy no funcionan al 100 por ciento de su capacidad.

“Basta ya de regates cortos en política para transmitir mensajes erróneos al conjunto de la ciudadanía”, ha instado el titular de Agricultura en Castilla-La Mancha, quien ha explicado que “no se puede hacer política siempre con un trasvase y reducir el discurso político, exclusivamente, a reivindicar un trasvase que no va a resolver el problema y que es pan para hoy y hambre para mañana, también para el Levante”. El Gobierno de Castilla-La Mancha, ha puntualizado Martínez Arroyo, pide que, en todo caso, “se garantice la preferencia de la cuenca cedente sobre otros usos”.

También reiteró la mano tendida para “llegar a un acuerdo en España entre todos” pero destacando que desde Castilla-La Mancha “vamos a defender con uñas y dientes el interés de los ciudadanos”. “El agua que está en la comunidad autónoma tiene que ayudarnos primero aquí”.