¿Qué ocurriría si Europa dejara de comprar petróleo a Rusia?

¿Qué ocurriría si Europa dejara de comprar petróleo a Rusia? 2

Rusia produce cerca de 11 millones de barriles diarios de crudo. Utiliza aproximadamente la mitad de esta producción para su propia demanda interna, que presumiblemente ha aumentado debido a las mayores necesidades de combustible militar, y exporta entre 5 y 6 millones de barriles diarios. En la actualidad, Rusia es el segundo productor mundial de crudo, por detrás de Estados Unidos y por delante de Arabia Saudí, pero a veces ese orden cambia.

Aproximadamente la mitad del petróleo exportado por Rusia –unos 2,5 millones de barriles diarios– se envía a países europeos como Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia, Finlandia, Lituania, Grecia, Rumanía y Bulgaria. Casi un tercio llega a Europa a través del Druzhba Pipeline a través de Bielorrusia. Estos 700 000 barriles diarios en envíos por oleoducto serían un objetivo obvio para algún tipo de sanciones, ya sea prohibiendo los pagos financieros o rechazando las entregas a través de las líneas de espuela en la frontera con Bielorrusia.

En 2019, Europa dejó de aceptar entregas durante varios meses desde la línea Druzhba cuando el crudo que fluía por ella se contaminó con cloruros orgánicos que podrían haber dañado las refinerías de petróleo durante su procesamiento. Los envíos de petróleo de Rusia disminuyeron notablemente al redirigir los flujos para evitar la línea de Druzhba.

El resto de los envíos de crudo ruso a Europa se realiza principalmente por barco desde varios puertos.

China es otro gran comprador. Importa 1,6 millones de barriles diarios de crudo ruso. La mitad llega a través de un oleoducto directo especial, el oleoducto del Océano Pacífico de Siberia Oriental, que también da servicio a otros clientes a través de un puerto en su punto final, entre ellos Japón y Corea del Sur.

¿Y si algunos países redujeran las importaciones de petróleo?

Las sanciones contra la industria petrolera rusa tendrían un mayor impacto que la limitación de los flujos de gas natural porque los ingresos petroleros de Rusia son mayores y más críticos para su presupuesto estatal. Rusia ganó más de 110 000 millones de dólares en 2021 con las exportaciones de petróleo, el doble que sus ingresos por ventas de gas natural en el extranjero.

Dado que el petróleo es una materia prima mundial relativamente fungible, gran parte de las exportaciones de crudo de Rusia a Europa y a otros países participantes del G-7 podrían acabar siendo enviadas a otro lugar. Esto liberaría otros suministros de fuentes como Noruega y Arabia Saudí para redirigirlos a Europa.

El petróleo ruso tiene un alto contenido de azufre y otras impurezas, por lo que su refinado requiere equipos especializados: no puede venderse en cualquier sitio. Pero otros compradores asiáticos pueden aceptarlo, como India y Tailandia. Y Rusia tiene acuerdos especiales de suministro con países como Cuba y Venezuela.

Sin embargo, ya está claro que Rusia tiene problemas para reorientar sus ventas de crudo. Al comienzo de la invasión de Ucrania, las refinerías europeas empezaron a rehuir los cargamentos al contado por temor a que se produjeran sanciones.

India compró cargamentos de crudo ruso que ya estaban en el mar, con un fuerte descuento. Es probable que los mercados respondan a un techo petrolero del G-7 con un mayor descuento del crudo ruso. Ya vimos el mismo patrón en el pasado cuando los países sancionaron el petróleo venezolano y el petróleo iraní: Esas naciones siguieron encontrando compradores, pero a precios reducidos.

Otras fuentes para obtener petróleo

Podría decirse que los envíos de petróleo son más fáciles de redirigir que el gas natural, que tiene que ser superenfriado para licuarlo para su transporte por barco, y luego convertido de nuevo en gas en su puerto de destino. Esto significa que el crudo ruso puede ser más fácil de sustituir y redirigir para los países europeos que su gas natural, que depende en mayor medida del suministro por oleoducto, dependiendo de las condiciones del mercado.

Para garantizar la disponibilidad de barriles de reemplazo, Europa y Estados Unidos podrían aumentar simultáneamente las ventas de crudo de sus reservas estratégicas nacionales para atenuar el golpe de cualquier restricción a las importaciones de crudo ruso al G-7. Estados Unidos ya está vendiendo 1,3 millones de barriles diarios de su Reserva Estratégica de Petróleo, y podría aumentar estos flujos. China también ha liberado petróleo de sus reservas estratégicas nacionales para ayudar a aliviar los precios del petróleo.

Es probable que Estados Unidos y otros miembros del G-7 también pidan a los países de Oriente Medio que relajen las restricciones de destino de sus envíos de crudo y presionen a países como China e India para que reorienten hacia Europa otros petróleos de calidad similar al ruso, siempre y cuando aumenten sus compras a Moscú. Estas medidas reducirían las posibilidades de que las restricciones del G-7 a las importaciones de petróleo ruso hicieran subir los precios mundiales.

No es seguro que China e India vayan a cooperar, pero les convendría hacerlo. Son grandes importadores de petróleo y no querrían que los precios del crudo subieran.

¿Cómo se verían afectados los precios mundiales del petróleo si las naciones del G-7 compraran menos petróleo ruso? Dependería de las medidas que adopten los gobiernos en respuesta a la desviación de las exportaciones de petróleo ruso. Los países ya están actuando para preparar los mercados mundiales para los cambios en los flujos de gas natural licuado en caso de que se reduzcan las compras a Rusia.

Implicar a otras capitales

Es probable que la diplomacia energética del G-7 implique a otras capitales petroleras que podrían estar dispuestas a exportar más petróleo para aliviar la interrupción de las ventas de crudo de Rusia. La mayoría de los exportadores están al límite de su producción de crudo, pero algunos de los mayores productores de Oriente Medio podrían aumentar su producción a corto plazo para poner en el mercado un millón de barriles diarios más o más.

Las relaciones entre Estados Unidos y Arabia podrían enfrentarse a una prueba. Riad tiene acceso a grandes almacenes de crudo en su vasto sistema de tanques globales y en sus petroleros que flotan en el mar. En 2014, cuando Rusia invadió Crimea, los aliados de Estados Unidos en el Golfo Pérsico tenían más de 70 millones de barriles almacenados cerca de Fujairah, en los Emiratos Árabes Unidos. Lo hicieron como una amenaza a Rusia de que se produciría una guerra de precios si las tropas rusas se desplazaban más allá de esa península. Rusia se quedó en Crimea, por lo que el petróleo no fue liberado.

Arabia Saudí ha instituido guerras de precios que perjudicaron a la economía de Rusia en 1986, 1998, 2009 y, de nuevo, brevemente, en 2020. Pero las condiciones actuales del mercado del petróleo hacen improbable una guerra de precios, dado el ajustado equilibrio existente entre la oferta y la demanda. El único escenario que podría desencadenar una guerra de precios ahora sería si la demanda mundial se contrajera repentinamente debido a una recesión.

The Conversation

Amy Myers Jaffe no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el original aquí.

Ir arriba