Por segundo día consecutivo, Castilla-La Mancha registra un único fallecido por COVID-19, concretamente en la provincia de Ciudad Real.

Así lo dio a conocer el Director General de Salud Pública, Juan Camacho, en rueda de prensa donde explicó que a lo largo de este fin de semana se ha completado la carga de datos en la nueva base de datos del sistema de vigilancia epidemiológica del número de fallecidos COVID, “por lo que esperamos que a lo largo de la semana se produzca la armonización completa de los datos que ofrece el Ministerio”.

El Director General de Salud Pública ha explicado que desde hoy las provincias de Guadalajara y Cuenca están en Fase 3 de desescalada, recordando que “como así se publicó en el BOE, estas dos provincias pasan a ser consideradas unidad territorial y se permite la movilidad entre ellas de manera inmediata”.

Respecto a las novedades en esta fase, Camacho ha resaltado que desaparecen las franjas horarias en cuanto al paseo y al deporte, se permiten actividades de tiempo libre infantil y juvenil con un 50 por ciento de aforo, con hasta 200 personas al aire libre y 80 en espacios cerrados, así como la entrada a museos, cines y espectáculos con capacidad máxima de hasta un 50 por ciento de su aforo.

Asimismo, ha adelantado que “vamos a solicitar la transición de fase 2 a fase 3 para las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo”.

El Director General de Salud Público ha adelantado que respecto a los campamentos urbanos, una de las demandas que más interesan a las familias en la Comunidad, hay ya un documento discutido recientemente en la Comisión Nacional de Salud Pública y que el Ministerio hará público en breve, el cual se aplicará en Castilla-La Mancha.

Nuevo sistema de información epidemiológica

Camacho ha adelantado que la Dirección General de Salud Pública va a contar con una nueva aplicación, que va a entrar en un entorno de pruebas mañana mismo.

“Se van a cargar toda la base de datos en esa aplicación y a partir de mañana también los casos nuevos, comenzando a funcionar para todos los profesionales de la región la próxima semana”, explicó el Director General de Salud Pública, resaltando que “va a ser un cambio significativo en la manera de trabajar y hacer epidemiología en Castilla-La Mancha siendo una herramienta que nos va a poner a la altura de los mejores sistemas de información del país y que nos va a ayudar a tomar decisiones de una manera más ágil”.

Sobre el papel de las enfermeras de vigilancia epidemiológica, que están distribuidas por toda la geografía de la Comunidad, Camacho ha destacado que “están haciendo un trabajo extraordinario que nos ha permitido incrementar la capacidad de detección de contactos y de su seguimiento, algo fundamental en esta fase de detección epidémica”.

Así, ha explicado que desde el 12 de mayo se han detectado en Castilla-La Mancha 5.000 casos sospechosos y de cada uno de estos casos sospechosos se produce una primera identificación de contactos.

El más claro ejemplo fue el caso del hombre de Manzanares que se saltó el confinamiento y viajaba a Canarias y en cuanto se supo, se puso en marcha todos los mecanismos necesarios para una correcta vigilancia epidemiológica, trasladando la información a la Comunidad de Canarias y procediendo a su aislamiento a pie de pista en el aeropuerto canario.