“Para nosotros es muy importante tener controlado en la medida de lo posible el tema del covid, entre otras razones porque el 90 por ciento de nuestros voluntarios son personas mayores”, señala Manuel Lanza, presidente del BAT, quien cita las medidas de prevención generales y la reciente desinfección de las dependencias. Pero ahora han dado un paso decisivo.

“Gracias a la colaboración totalmente desinteresada del Instituto Margalet –añade Lanza-, podemos protegernos del virus de forma resolutiva y práctica y, al mismo tiempo, funcionar con total normalidad y ofrecer con garantías nuestro servicio a las entidades que distribuyen alimentos a las personas afectadas por la crisis”.

En este sentido, Lanza confirma que la demanda de alimentos “crece día a día” y que las previsiones no son nada halagüeñas: “Se están incorporando nuevas entidades y ello nos obliga a multiplicar nuestros esfuerzos para dar respuesta a las necesidades. Entendemos que poder acreditar que somos un centro seguro en cuanto al covid-19 supone un valor añadido primordial en la actividad solidaria que desarrollamos”.

Seguimiento personalizado

La iniciativa se basa en un sistema de diagnóstico médico del SARS-CoV-2 mediante un test de detección de anticuerpos. El Instituto Margalet, junto con la empresa ToDo Biomedical Consulting Group, realiza la valoración diagnóstica, elabora informes detallados y realiza el seguimiento personalizado mediante la aplicación de un software específico individualizado para la obtención del carné biológico.

El Instituto Margalet, con sedes en Marbella y Barcelona, es un reconocido centro de investigación y desarrollo clínico de medicina regenerativa y genética que, entre otros servicios sanitarios, ofrece a empresas y particulares esta plataforma de prevención y certificación individualizada del covid-19, así como análisis personalizados para medir el índice de riesgo de padecer las formas graves de infección por el virus con el objetivo de la prevención y mejora de nuestro sistema inmune.