análisis de alimentos

Actualmente, los análisis de alimentos se han convertido en el mecanismo oficial que se encarga de evitar infecciones e intoxicaciones alimentarias en las personas

Sin duda alguna, el tratamiento de los alimentos ha experimentado una gran evolución en los últimos tiempos, algo que se puede ver reflejado en el sector alimentario, y más concretamente, en las diferentes industrias que forman parte de él. Y es que todas las empresas de la industria alimentaria están obligadas a realizar análisis de alimentos, puesto que si no lo hacen, se exponen a grandes sanciones.

Los análisis de alimentos deben hacerse como garantía de control de calidad, con el objetivo de fomentar la seguridad alimentaria de los consumidores finales. Este tipo de análisis de alimentos se realizan en prevención de posibles problemas digestivos como intoxicaciones e infecciones, pero también para prevenir intolerancias y para el control nutricional de la composición alimentaria de los productos.

Como decimos, estos análisis de alimentos son totalmente obligatorios, de modo que los negocios del sector alimentario tienen que llevarlos a cabo de forma frecuente. Es decir, las industrias cárnicas, las panaderías o los hoteles necesitan realizar este tipo de control de calidad de los productos, puesto que es la única manera de asegurar que las personas obtienen alimentos aptos para el consumo.

¿Cómo se realizan los análisis de alimentos?

Para no tener problemas con los análisis de alimentos, lo más aconsejable es que las empresas del sector alimentario se pongan en contacto con un laboratorio de análisis y control de calidad como Innotec Laboratorios, el cual se ajusta a los métodos oficiales de análisis de alimentos en España. Y es que en estos laboratorios, se encargan de realizar un análisis exhaustivo de los alimentos.

El caso de Innotec Laboratorios es especialmente reseñable, debido a que nació como consecuencia de la inquietud de varios profesionales del sector, los cuales pretendían poner a disposición de los clientes un servicio técnico de calidad. Hoy en día, todo este servicio está apoyado desde un laboratorio analítico de vanguardia que garantiza un servicio preciso, ágil y cómodo para el cliente.

No todos los análisis de alimentos son iguales, puesto que por un lado, los laboratorios pueden realizar un análisis microbiológico para detectar microorganismos y diversas bacterias como la Campylobacter o la Salmonella, mientras que por otro lado, pueden llevar a cabo un análisis físico-químico para determinar la composición alimentaria de calidad -niveles de acidez, calcio, proteínas, vitaminas, etcétera-.

Análisis microbiológico de alimentos

Por lo general, cuando hablamos de agentes patógenos en los alimentos, la mayoría de las personas suelen pensar en la Salmonella, en la Listeria y en el Estreptococo, ya que son los más conocidos. Sin embargo, en los análisis microbiológicos se pueden detectar muchas más bacterias y microorganismos. Y es que a través de este análisis, los científicos identifican el número de microorganismos que hay en los alimentos.

Se puede decir por tanto, que los análisis microbiológicos permiten obtener datos muy concretos sobre las condiciones higiénicas generales de los alimentos, de manera que velan por la completa seguridad alimentaria. Este tipo de análisis microbiológico de alimentos, también es muy útil para validar la fecha de caducidad del alimento, por lo que asegura que va a llegar con todas sus propiedades a los consumidores.

Gracias a los análisis microbiológicos de alimentos, se puede evitar la aparición de problemas digestivos, infecciones e intoxicaciones en las personas, sobre todo, de las  enfermedades más comunes como la gastroenteritis, la salmonelosis, la intoxicación estafilocócica o la enteritis necrótica. Además, como ya hemos mencionado antes, la normativa legal impone la realización de este análisis a la industria agroalimentaria.

Análisis físico-químico de alimentos

Por otro lado, los laboratorios de análisis y control decalidad, también desarrollan otro tipo de análisis de alimentos. En este caso, hablamos del análisis físico-químico, el cual garantiza la calidad nutricional de los alimentos. Al igual que en el caso de los análisis microbiológicos, estos estudios deben ser realizados de forma obligatoria por parte de la industria agroalimentaria.

Es decir, el análisis físico-químico es necesario para cumplir con el marco legal que hay establecido en materia de alimentación en España. Mediante estos análisis de los alimentos, los laboratorios son capaces de dilucidar la composición nutricional, por lo que obtienen porcentajes exactos de proteínas, grasas, vitaminas o calcio. Pero, estos análisis de alimentos van mucho más allá.

Por ejemplo, el análisis físico-químico de alimentos permite detectar la presencia o ausencia de multitud de alérgenos, algo fundamental para los consumidores que son intolerantes al gluten o a los frutos secos con cáscara. Además, también es posible la detección de organismos transgénicos -OMGs- y de diversos tipos de toxinas como la ocratoxina, la histamina o la aflatoxina, entre otras.