La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, y la concejala de Urbanismo, Raquel Torralbo, han visitado esta mañana las obras de adecuación de la calle Montesa, que ya se encuentran en su recta final. La inversión que el Ayuntamiento está realizando en esta calle es de unos 300.000 euros.

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, y la concejala de Urbanismo, Raquel Torralbo, han visitado esta mañana las obras de adecuación de la calle Montesa, que ya se encuentran en su recta final. La inversión que el Ayuntamiento está realizando en esta calle es de unos 300.000 euros.

Pilar Zamora reconocía que la anterior obra de esta calle “se hizo mal. No se hizo en las condiciones que exigía una calle de estas características por lo que el deterioro fue prácticamente desde el principio.” La primera edil afirmaba que la dificultad en la obra era de ejecución debajo de los adoquines: de lo que no se ve. Cuando no se hace bien el saneamiento, tienes estos problemas. Uno de los objetivos de este Equipo de Gobierno es dejar bien lo que no se ve: esa renovación de las tuberías que no estaban en condiciones, y para no tener esas roturas que nos han preocupado mucho”.

La calle Montesa será peatonal, aunque los vecinos tendrán acceso a sus cocheras, y se limitará el tráfico de otros vehículos para que puedan acceder la carga y descarga, y los taxis. Y se estudiará hacer definitivo el actual desvío que realizan los autobuses en la actualidad. “Queremos una ciudad para los peatones, que el centro de la ciudad sea para el disfrute de los peatones. Una zona peatonal digna para el disfrute de todos los vecinos y vecinas de Ciudad Real”, afirmaba Zamora, que confiaba que antes de final de año podría estar terminada la obra.

La alcaldesa valoraba además cómo los comerciantes de la calle “nos han agradecido cómo se ha hecho la obra, teniendo cuidado con ellos, procurando que sus negocios se van perjudicados lo menos posible, y también la celeridad de la obra”.

Zamora brindaba el apoyo del Ayuntamiento al comercio de Ciudad Real ya la hostelería. “Nos constan las dificultades por la que están pasando, y nosotros vamos a trabajar para ayudar a este sector que se ha visto muy perjudicado, pero es que la pandemia nos ha perjudicado a todos”.

Sobre el desarrollo de la obra, la concejala de Urbanismo, Raquel Torralbo reconocía que “cuando hemos levantado la solera y los adoquines, nos hemos dado cuenta que el saneamiento estaba en contrapendiente, sobre todo en la última zona y no estaba bien cerrado, por lo que había muchas fugas de agua, sumado a que no había una buena compactación del terreno, y tampoco había la solera suficiente para aguantar el peso de los vehículos, eso provocaba todos esos desniveles que existían en la calle

Una obra que ha sido controlada permanentemente por los técnicos municipales para comprobar que no habrá más problemas en el subsuelo de esta calle, que reconocía “parecía más un campo de golf”.