La construcción del nuevo Hospital Universitario de Cuenca avanza a buen ritmo, tal y como ha comprobado hoy el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha visitado las obras acompañado por el vicepresidente primero, José Luis Martínez Guijarro; el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz; así como por los arquitectos y representantes de las empresas constructoras.

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha destacado el avance que han experimentado los trabajos de construcción, informando de que en estos momentos ya se han ejecutado más del 50 por ciento de las estructuras de los doce edificios que conformarán el nuevo complejo hospitalario de Cuenca.

Fernández Sanz, que ha manifestado su satisfacción por el desarrollo de los trabajos, ha indicado que en la actualidad son más de 150 los trabajadores que se afanan en las tareas de construcción y se espera que esa cifra se incremente en los próximos meses.

El consejero ha explicado que, según les han manifestado los representantes de la UTE que construye el hospital, en la actualidad el movimiento de tierras y las cimentaciones de los edificios están prácticamente terminadas y en estos momentos los trabajos se centran en la ejecución de las estructuras, además de los cerramientos de las fachadas, en la sectorización de incendios e incluso en los solados de terrazo.

Durante la visita, se ha podido comprobar que el bloque que albergará las consultas es el que se encuentra más avanzado, ya se han terminado los trabajos del último nivel de forjado de hormigón armado y se ha subido hasta la última planta de estructura metálica donde se ubicarán los casetones de climatización.

El titular de Sanidad ha indicado que desde arriba las vistas de la obra son espectaculares y el avance de los trabajos queda patente, ya que se pueden ver las estructuras que conformarán el bloque de Hospitalización, que constará de tres edificios, dos de ellos de siete plantas.

También avanzan las estructuras del bloque Quirúrgico y Urgencias, que dispondrá de un helipuerto en la parte superior, y se terminan las cimentaciones de los edificios de servicios como serán el área de Administración y Docencia y los edificio de cocinas, industriales, etc.

La mayor parte de los edificios que conformarán el nuevo Hospital de Cuenca tendrán un cerramiento de hormigón, salvo la fachada norte del bloque de edificios que mira hacia la ciudad de Cuenca, que tendrán una singular estructura metálica de vidrio y aluminio, una fachada que, según han explicado los propios arquitectos, ha sido la que más se ha cuidado ya que, precisamente, será la que dé su imagen hacia la ciudad.

Cuenta atrás

“Ha empezado la cuenta atrás para que Cuenca disponga de un nuevo hospital adaptado a sus necesidades. El objetivo es avanzar con las estructuras, los cerramientos y, en la medida de lo posible, con las instalaciones electromecánicas, ya que será la parte más compleja debido a que los equipos médicos que van a instalarse serán muy sofisticados y requieren suministro de servicios con calidad y seguridad”, ha asegurado el consejero de Sanidad.

El nuevo complejo hospitalario que construye en Cuenca el Gobierno de Castilla-La Mancha contará con más de 114.000 metros cuadrados construidos, distribuidos en cuatro grandes bloques: quirúrgico, hospitalización, consultas y servicios generales; y su Plan Funcional, que ha sido calificado como “magnífico” por el consejero, contempla un total de 502 camas, 13 quirófanos, dos de los cuales contarán con dimensiones especiales para albergar los denominados “quirófanos inteligentes”, un bloque materno-infantil con UCI Pediátrica, módulos de consultas por especialidades y hasta un millar de plazas de aparcamiento para vehículos.

Tras la paralización de las obras en la anterior legislatura, fue necesario no sólo alcanzar acuerdos con las empresas constructoras en relación a las indemnizaciones tras cuatro años de paralización, sino además redactar un nuevo proyecto arquitectónico en consonancia con un nuevo Plan Funcional en el que se incluyeron nuevos y más modernos conceptos de atención sanitaria, nueva tecnología y mejor aprovechamiento de los espacios.