Hoy es un día triste para Toledo. Hemos perdido a Luis Alba. Muchos reconocerán en él al bibliófilo, al académico, al guía… Otros sentirán especialmente la pérdida del amigo. Y yo soy uno de ellos. Su labor en la recuperación del patrimonio bibliográfico de la ciudad a la largo de su extensa vida no tiene parangón.

Su colección es excepcional, única, imposible de formar en la actualidad. El mejor homenaje que podemos hacerle hoy es entregar a todos los toledanos una copia digital de uno de sus libros queridos, la Historia de los Templos de España, dedicada a nuestra ciudad, su Toledo, y escrita por Manuel de Assas y Gustavo Adolfo Bécquer, entre 1857 y 1860. Es el único ejemplar que se conserva en toda Castilla-la Mancha.