Castilla-La Mancha espera superar los 13 millones de euros del tramo autonómico de las subvenciones del IRPF (Impuesto de las Personas Físicas) para el ejercicio 2020, destinados a financiar programas de interés social.

Así lo ha manifestado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, en la rueda de prensa previa a la videoconferencia donde se abordará la propuesta al Consejo Territorial del Ministerio de Derechos Social y Agenda 2030.

Aurelia Sánchez ha avanzado que, durante esta reunión, el Gobierno regional va a proponer que “la financiación para el próximo ejercicio supere los 13 millones de euros, ya que Castilla-La Mancha es una de las comunidades autónomas que debe ser compensada para poder apoyar a las familias que realmente lo están pasando mal desde el punto de vista social y económico”, ya que es una de las regiones que menos financiación ha recibido con respecto a los criterios objetivos de reparto.

Además, la titular de Bienestar Social ha explicado que el Ejecutivo autonómico va a proponer que el Ingreso Mínimo Vital “sea igual para toda la ciudadanía española, que provenga de los Presupuestos Generales del Estado o del Fondo de Seguridad Social, que sea tramitado por las comunidades autónomas, sin olvidar que estas podrán articular ayudas excepcionales para atender situaciones de emergencia, y por último y muy importante que vaya asociado a políticas activas de empleo, a políticas de inclusión social e inclusión sociolaboral”.

Videoconferencia con ARTECAM

Por otra parte, la consejera de Bienestar Social ha informado de la videoconferencia que ha mantenido junto al vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luís Martínez Guijarro, con ARTECAM, una de las patronales de las residencias en la región que gestiona más de 90 centros, con más de 6.000 plazas residenciales y más de 600 plazas de centros de día.

Aurelia Sánchez ha indicado que uno de los objetivos prioritarios que tiene que el Gobierno de Castilla-La Mancha y que también preocupa a esta patronal es actualizar un nuevo modelo de Concertación que vele por la seguridad y la calidad en los centros residenciales de la región. Un modelo que obligatoriamente debe incluir una mayor financiación a través del Sistema de Dependencia, que debe contemplar la singularidad de cada una de las comunidades autónomas, haciendo especial hincapié en el gasto de cada uno de los centros residenciales, debido a la dispersión geográfica y al modelo centrado en la persona.

Además, la consejera ha puesto en valor la colaboración y el trabajo que se mantiene con ARTECAM para “implantar un modelo residencial de calidad centrado en la persona en los centros residenciales de la región”. Un modelo que implica la calidad en la atención, en la gestión de los centros, en los cambios arquitectónicos y en la especialización profesional y para lo que es necesario incrementar la financiación.

Por último, la desescalada en los centros residenciales, ha indicado Aurelia Sánchez, se hará escuchando a todo el sector de las personas mayores y atendiendo a las indicaciones del Comité Técnico regional y de las autoridades sanitarias