Con relación al Programa de Podología Itinerante en el Medio Rural que el gobierno regional puso en marcha en 2002 en colaboración con Federaciones de Jubilados y Pensionistas de la región, el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha desea aclarar algunos aspectos relacionados con este servicio. Al respecto desde el Colegio de Podólogos, manifiestan que dicho servicio no es gratuito y debe ajustarse a la normativa de la Consejería de Sanidad.

La podología itinerante para los mayores que ofrece la consejería de Sanidad no es gratuita aclara el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha 1
De este modo, el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha, quiere hacer llegar a la población castellano-manchega que los tratamientos de podología itinerante, que ofrece el Gobierno de Castilla-La Mancha a través de la Consejería de Bienestar Social tal como se informa en noticia aparecida, no son gratuitos para los usuarios que necesitan de los mismos, tal y como parece desprenderse de las informaciones aparecidas en los últimos días, donde se indica que el Gobierno regional ha financiado a lo largo de 2018 más de 73.000 servicios de podología para personas mayores, una acción recogida en el Marco de Actuación de Envejecimiento Activo impulsado por el Ejecutivo autonómico.

Y por ello el mencionado órgano colegial quiere insistir en el hecho de que actualmente, este servicio de podología itinerante que se ofrece no tiene un costo cero para las personas mayores, sino que es el propio paciente quien asume el 100% del importe del tratamiento. Por tanto no se puede hablar de financiación ya que no repercute ni en el paciente ni en el profesional que los atiende. Por ello, dicho colegio insta a los responsables políticos del actual Ejecutivo castellano-manchego a que revisen esta prestación, con el fin de que la misma pueda estar total o parcialmente subvencionada para las personas mayores, sobre todo, para las que tienen pensiones bajas.

Estos servicios de podología itinerante se llevan a cabo en municipios del medio rural de todas las provincias de la región en los que no existe una prestación en centros de titularidad pública. Además, el Colegio de Podólogos de Castilla-La Mancha incide en la necesidad de que este servicio sea prestado en instalaciones adecuadas, «puesto que se trata de prestaciones sanitarias», ya que en más de una ocasión los podólogos que participan en este programa deben atender a los pacientes en lugares no adecuados, como las instalaciones para jubilados que ceden los ayuntamientos y que son utilizadas igualmente como zonas de ocio.

Hace un llamamiento el Colegio de Podólogos de Castilla-La Mancha a las federaciones y asociaciones que ponen en marcha este servicio para que los lugares donde se presta la podología itinerante se adapten a la normativa vigente, la Orden 26/10/2006 de la Consejería de Sanidad sobre los requisitos técnico- sanitarios de los centros y servicios de Podología, artículo 5 requisitos generales. Es imperativo que el podólogo cuente con unas instalaciones homologadas como de medios materiales y que el paciente pueda ser asistido en un sillón podológico y no de cualquier otra forma (como nos consta que se realiza) para poder recibir de forma más adecuada el tratamiento a los usuarios.

Por esto, el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha ofrece desde ya, su colaboración a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para asesorar sobre la forma de gestionar mejor este programa para ofrecer un servicio de mejor calidad y subvencionado total o parcialmente, a la población que se beneficia del mismo.