Castilla-La Mancha ha recuperado en el tercer trimestre del año el músculo perdido a causa de la crisis sanitaria derivada del COVID en el mercado laboral, registrando un repunte de 51.900 personas en la población activa de la región en el tercer trimestre del año. Este repunte, que sirve para recuperar el descenso de 50.000 personas registrado en el trimestre anterior, marca de manera determinante los datos de una Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2020 con circunstancias contradictorias, como ha reconocido la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ya que recoge tanto un incremento en la ocupación como un repunte en el desempleo.

“El crecimiento de la población activa marca el entendimiento de esta EPA, ya que el 55 por ciento de las personas que han vuelto a recuperar esa condición lo han hecho directamente en las cifras de ocupación, y el 45 por ciento han vuelto a la búsqueda activa de empleo”, ha señalado la consejera.

Patricia Franco ha vuelto a apelar a la prudencia a la hora de abordar el análisis de la Encuesta de Población Activa que ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística. “En el segundo trimestre de este año, 50.000 personas salieron de la población activa de la región porque se encontraban confinadas y no podían trabajar, o no podían estar en búsqueda activa de empleo”, ha explicado. Una masa laboral que ha vuelto a la población activa en este tercer trimestre, donde ha crecido en 51.900 personas, y ha marcado de manera clara la evolución trimestral de la ocupación y del paro. “El 55 por ciento han vuelto recuperando su empleo, y el 45 por ciento han reiniciado la búsqueda activa de empleo, y ese factor ha marcado de manera fundamental ambas evoluciones tanto aquí como en el conjunto del país”, ha indicado.

Crecimiento en el paro, pero también en la ocupación

De esta forma, la EPA muestra un incremento del paro en 23.400 personas, hasta las 179.500 personas desempleadas en la EPA del tercer trimestre; un repunte que también se ha dado en la ocupación, que ha crecido en la región en 28.500 personas empleadas más con respecto al trimestre anterior, un 3,7 por ciento, alcanzando los 799.600 ocupados en Castilla-La Mancha.

“Este doble incremento ha hecho que la tasa de paro se sitúe en el 18,3 por ciento, y hay que señalar que desde el año 2015 hemos conseguido reducir la brecha con respecto al conjunto del país a la mitad”, ha remarcado la consejera, quien ha subrayado que, a diferencia de lo que sucedió en la anterior crisis, “mantenemos unas cifras muy acercadas a la tasas de paro del conjunto del país; ya lo hacemos en los hombres y tendremos que hacer un esfuerzo adicional para reducir la tasa de paro femenina todavía más de lo que la hemos conseguido reducir hasta ahora”.

“Es una EPA que hay que analizar muy prudentemente por el contexto del COVID, pero sí que encontramos cierto alivio, a pesar de la dureza de la situación, en el desempleo de larga duración, que estamos manteniendo a raya”, ha asegurado detallando que la EPA recoge 76.900 personas desempleadas de larga duración, 2.000 menos que en el tercer trimestre del año pasado. “En la pasada crisis se disparó el paro de larga duración y debemos hacer un esfuerzo importante para que haya movimiento en el mercado de trabajo para evitar que se pueda repetir esa situación”, ha subrayado.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha apuntado que la ocupación crece en términos trimestrales en las cinco provincias, con especial fuerza en Albacete y Ciudad Real, y que el paro también sube en casi todos los territorios, con la excepción de Guadalajara, donde cae en 1.600 personas. En términos interanuales, el efecto del COVID se percibe de manera menos abrupta, pero se deja notar en la subida del paro en un 13,25 por ciento; el descenso de la ocupación, en 26.500 personas, y el descenso de la población activa en 5.500 personas; en los tres aspectos en términos muy similares al comportamiento del conjunto del país.

Por último, Patricia Franco ha recordado que la metodología EPA computa como ocupados a las personas afectas por ERTE en la región, que se elevan a 24.671 personas en la actualidad, según los datos aportados por el SEPE, a los que habría que añadir alrededor de 1.000 personas que estarían afectadas por los nuevos ERTE por causa de impedimento de actividad, limitación o de cadena de valor, conforme al último acuerdo para la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo en el conjunto del país.

Mañana se reúne la mesa del Eje 2 del Pacto por la Reactivación Económica y el Empleo

La consejera ha avanzado también que mañana se reunirá la mesa del Eje 2 del Pacto por la Reactivación Económica y el Empleo, que se puso de largo ayer con la reunión de la mesa del Eje 1, en la tarea del rediseño del Pacto por el Crecimiento y la Convergencia Económica de Castilla-La Mancha, que se ha renombrado en acuerdo con los sindicatos y la patronal, y cuyo trabajo se centra ahora en redirigir y redefinir las propuestas ante el escenario actual provocado por la crisis sanitaria. “Ayer apunté que había más de 1.000 propuestas, y el Eje 2, el que hace referencia al empleo y el capital humano, es uno de los más activos, con 285 medidas presentadas que hay que estudiar, afirmar, rediseñar o desechar para que tengan más sentido en el contexto actual”, ha finalizado.