La nueva Estrategia de Seguridad del Paciente de Castilla-La Mancha, elaborada por la Consejería de Sanidad, permitirá brindar a la población una atención integral cada vez más segura y de calidad, según lo indicó hoy la directora gerente del SESCAM, Regina Leal, en la inauguración del III Encuentro Regional de Calidad Asistencial y Seguridad del Paciente que se celebra en el Hospital General Universitario Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina.

La nueva Estrategia de Seguridad del Paciente en Castilla-La Mancha permitirá una atención de mayor calidad para la población 1

Leal recordó que la nueva estrategia, presentada en el pasado mes de mayo y que será referencia durante el próximo quinquenio, responde al compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha para contribuir junto a los profesionales y a los propios pacientes, a poner en práctica una cultura responsable de seguridad y excelencia, que disminuya los riesgos de la atención sanitaria, haciéndola más efectiva y de mayor calidad.

De acuerdo a la directora gerente del SESCAM, en 2004 la Organización Mundial de la Salud (OMS) creó la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, que promulga la puesta en marcha de programas concretos como la higiene de manos para minimizar riesgos sanitarios. La seguridad del paciente se convierte paulatinamente en un objetivo de prioridad para las organizaciones sanitarias y los estados, así como los organismos públicos y privados.

“En el SESCAM siempre hemos sido conscientes de la importancia y la necesidad de la implicación plena de nuestra organización en relación a la seguridad del paciente, y siempre hemos trabajado y apostado por la implementación de estrategias que han permitido instaurar y fomentar una cultura de seguridad que nos ayuda a aprender de los efectos adversos que, inevitablemente, suceden en la asistencia sanitaria, minimizándolos y mejorando día a día la seguridad de nuestros pacientes”, ha apuntado.

Al respecto, indicó que la aparición de estos eventos adversos en la asistencia sanitaria implica no solamente el sufrimiento de quienes lo padecen, sino también responsabilidades éticas y personales de los profesionales que se ven involucrados en ellos, así como importantes costes económicos derivados de su tratamiento con incremento de estancias hospitalarias, reingresos innecesarios y el resarcimiento económico por el daño causado. Por no hablar, ha dicho, de la pérdida de prestigio, de reputación y de confianza por parte de la ciudadanía hacia la institución sanitaria cuando se produce un evento adverso de cierta relevancia.

En este sentido, señaló que desde la Consejería de Sanidad y desde el SESCAM creen firmemente que el servicio sanitario público debe ser una organización basada en el aprendizaje, con el esfuerzo puesto en agregar valor a los cuidados que presta y en entender la mejor manera de trabajar con la complejidad para evitar eventos adversos.

“Debemos construir un sistema sanitario más seguro, colocando barreras y fomentando toda actividad que ayude al cumplimiento de esta misión en nuestros hospitales y en nuestros centros de salud”, ha explicado Leal, quien ha añadido que el liderazgo en seguridad es responsabilidad de todos los miembros de la organización que presta el servicio, tanto directivos como personal sanitario, así como de los pacientes que reciben el servicio y de sus familiares que les acompañan.

La directora gerente del SESCAM insistió en que la responsabilidad de la seguridad del paciente tiene que estar enraizada en la práctica clínica y en la política, previniendo y manejando los eventos adversos con el objetivo de aprender y mitigar posibles riesgos futuros, y mejorar continuamente la atención y el servicio.

Seis líneas, 42 objetivos y 150 actuaciones

Sobre esto gira la Estrategia regional de Seguridad del Paciente, desplegeando su acción en seis líneas estratégicas, para las que se plantean 42 objetivos específicos y cerca de 150 actuaciones, que permiten profundizar en diferentes líneas ya existentes y emprender otras renovadas, con las que contribuir a una atención más segura.

La nueva Estrategia de Seguridad del Paciente en Castilla-La Mancha permitirá una atención de mayor calidad para la población 2

Seis líneas estratégicas que se resumen en organización y liderazgo; cultura de seguridad del paciente; implantación de prácticas clínicas seguras; gestión del riesgo y sistemas de notificación de los incidentes; participación de los pacientes por su seguridad; e investigación en seguridad del paciente.

Dentro de la segunda línea estratégica se recoge como un objetivo específico la difusión del conocimiento y las experiencias en seguridad del paciente todos los profesionales del SESCAM, y dentro de ella, y como actuación, la creación de foros de debate regional, jornadas, seminarios, etc.

La directora gerente del SESCAM indicó que el Encuentro que se celebra hoy en Talavera es un ejemplo de que la cultura de la seguridad “ha calado en nuestros profesionales, les ocupa y les preocupa, y lo demuestran promoviendo jornadas en las que poder compartir buenas prácticas con el objetivo de seguir mejorando”.

Leal estuvo acompañada en la inauguración por el gerente del Área Integrada de Talavera, José María Ruiz de Oña, la coordinadora de Calidad de la Gerencia, la doctora Amaya Biurrun, el delegado de la Junta en Talavera, David Gómez Arroyo, y la delegada provincial de Sanidad, Rocío Rodríguez.