La Inspección de Trabajo responsabiliza a tres empresas de la descarga eléctrica sufrida por un trabajador en el parque fotovoltaico de Alcolea de Tajo

La Inspección de Trabajo ha determinado la responsabilidad de tres empresas en el accidente laboral que resultó en una grave descarga eléctrica para un trabajador el pasado 15 de noviembre en la planta solar fotovoltaica Alcolea 1, ubicada en Alcolea de Tajo (Toledo). El trabajador afectado tuvo que ser trasladado a la Unidad de Quemados del Hospital de Getafe debido a la severidad de sus lesiones.

CCOO-Toledo, sindicato que reporta todos los incidentes laborales graves, muy graves y mortales ocurridos en la provincia, ha recibido el acta de infracción emitida por la Inspección de Trabajo al concluir sus investigaciones sobre el suceso. El accidente involucró a un trabajador autónomo, socio de la empresa Jarillo Isener SL, la cual estaba subcontratada por Ríos Renovables SL para el mantenimiento del huerto solar de 2,2 MW. A su vez, SIDIR SL es la empresa contratista principal y responsable de la gestión del centro de trabajo donde ocurrió el accidente.

“Como el 95% de los siniestros laborales cuyas causas investiga, la Inspección de Trabajo determina también en este accidente la responsabilidad empresarial, cuya infracción de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y del Estatuto de los Trabajadores califica de ‘grave’,” indica Sonia Sanz, secretaria de Salud Laboral de CCOO-Toledo.

En este caso, a partir de la documentación y testimonios recabados, la Inspección relata que el accidente se produjo en torno a las 11.00 horas, cuando la víctima recibió una descarga eléctrica al entrar en la caseta donde se ubica uno de los centros de transformación de la planta fotovoltaica, para proceder a realizar su mantenimiento preventivo y correctivo anual; como ya había hecho previamente con otros diez transformadores, a lo largo de la mañana y junto con otro compañero trabajador de la contrata principal Ríos Renovables SL.

Antes de acceder a este tipo de instalaciones, se deben realizar cinco acciones “básicas e indispensables para trabajos con riesgos eléctrico: 1ª Desconectar. 2ª Prevenir cualquier posible realimentación. 3ª Verificar la ausencia de tensión. 4ª Poner a tierra y en cortocircuito. 5ª Proteger frente a elementos próximos en tensión y, en su caso, establecer una señalización de seguridad para delimitar la zona de trabajo.”

“Es seguro -añade el Acta de la ITSS- que al menos la verificación de la ausencia de tensión no se realizó”. El propio trabajador accidentado lo declaró así desde el hospital de quemados de Getafe. ¿Por qué se saltó este paso? Porque, tal y como determinaron tanto el propio inspector actuante, como el técnico de Prevención de la JCCM y la Guardia Civil, “no disponía de equipos adecuados para verificar la ausencia de tensión, la pértiga aislante que se encontraba en el centro de trabajo estaba inoperativa.”

“Los hechos descritos constituyen infracción administrativa de la empresa Ríos Renovables SL en materia de Seguridad y Salud Laboral (…) vulneran los artículos 4.2 d) y 19 del Estatuto de los Trabajadores y artículos 14, 15 y 17 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (…) La infracción descrita está tipificada como Grave (…) La empresa principal responderá solidariamente con los contratistas y subcontratistas”, concluye la Inspección.

“Gracias a la denuncia interpuesta por CCOO, se ha podido constatar la responsabilidad empresarial tanto de la empresa principal como de la contratista y subcontratista. Y gracias a ello, el trabajador accidentado podrá beneficiarse de un recargo de prestaciones durante el tiempo que dura su situación de incapacidad”, señala por su parte Federico Pérez, secretario general de CCOO Toledo.

“No disponían de equipos adecuados para algo tan fundamental como comprobar si había o no había tensión. Las herramientas que tenían, la pértiga, no funcionaba. La puerta de acceso, que tiene que tener una cerradura de seguridad, no tenía cerradura ninguna, estaba sin bombín… Un ejemplo más que pone de manifiesto -en esta semana, la semana del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo-, la absoluta impunidad con que multitud de empresas juegan con la vida de sus trabajadores y que, lamentablemente, semana sí y semana también, nos vamos encontrando.”

“Hay que recordar que en la provincia de Toledo llevamos en lo que va de año 18 accidentes entre graves, muy graves y mortales. Un verdadero escándalo que tenemos que frenar. Pedimos a la patronal que por fin se ponga manos a la obra para combatir esta lacra que es la siniestralidad laboral”.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×