La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, ha hecho entrega este mediodía en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de la medalla de la Corporación de Ciudad Real a la Hermandad de Pandorgos, que se encuentra conmemorando su 30 aniversario.

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, ha hecho entrega este mediodía en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de la medalla de la Corporación de Ciudad Real a la Hermandad de Pandorgos, que se encuentra conmemorando su 30 aniversario.

Al acto han acudido muchos de los Pandorgos que han sido nombrados a lo largo de estos años en el acto central en la Plaza Mayor antes de acudir a la ofrende de frutos a la Virgen del Prado, acompañados de sus esposas. A todos ellos les ha trasladado el agradecimiento la alcaldesa: “este año no pude vivir la Pandorga, no pude vestirme de manchega, y os agradezco que estéis aquí, trayendo un poquito de la Pandorga al Salón de Plenos del Ayuntamiento”.

 Hermandad de Pandorgos

La primera edil reconocía que “las gracias a la Hermandad son más que necesarias y merecidas, porque sois grandes vecinos de nuestra ciudad. Cada vez que se piensa en alguien que pueda colaborar de alguna manera en el ámbito de las tradiciones de Ciudad Real, el primer nombre que viene a la cabeza es el de los Pandorgos. Y no hay ocasión que tengáis en la que no llevéis a gala el nombre de Ciudad Real” afirmaba recordando su presencia en la Feria Nacional del Turismo FITUR, vendiendo nuestra ciudad junto al Ayuntamiento.

Pilar Zamora afirmaba que “no hay árbol que crezca sin raíces. Si nos olvidamos de nuestra raíz, el árbol no va a crecer nunca. Y dentro de nuestras raíces están nuestras fiestas, nuestro folklore, nuestra patrona la Virgen del Prado y estamos ahí para que Ciudad Real crezca. Con unas ramas que pueden ser de modernidad, de progreso, pero que se alimentan de esa raíz que es nuestra esencia y viene de nuestros abuelos y de nuestros padres”.

La alcaldesa consideraba que “es una medalla merecidísima. El agradecimiento de la ciudad, lo tenéis, pero es bueno que se vea reflejado en actos como éstos”. Además, valoraba cómo la declaración de interés turístico nacional de la Pandorga “es uno de los objeticos del Equipo de Gobierno, y desde el primer momento habéis estado a nuestro lado y a disposición para conseguirlo”.

Por eso terminaba sus palabras afirmando que “Ciudad Real os admira, Ciudad Real os respeta, Ciudad Real os quiere, Ciudad Real os necesita y Ciudad Real os está eternamente agradecida, por lo que enhorabuena y muchísimas gracias”.

El presidente de la Hermandad, Agustín Cantero, reconocía en su discurso tener “la dicha y el orgullo de recibir la medalla de la Corporación de esta nuestra querida y amada Ciudad de Reyes. Tú, Ciudad Real, hermosa dama de nuestras entretelas has tenido a bien entregar a estos caballeros andantes lo más preciado de tu alma. Tú, Ciudad Real, la muy noble y muy leal, has tenido la gentiliza de portemos tu escudo a modo de medalla en nuestro estandarte”.

Cantero recordaba cómo hace 30 años “un puñado de buenos hombres, mezcla de Quijote y Sancho, se embarcaron en la bendita locura de crear una asociación e intentar colaborar con la organización anual de la Pandorga: Tomás del Valle, Pablo Romero, Justo Serrano, Antonio Cárdenas, Benjamín Gómez, Emilio Arjona, Antonio Villaseñor y Julián Gutiérrez”.

El presidente reconocía que desde que nació, la Hermandad no sólo ha crecido en miembros que la conforman, sino que ha crecido en actos, en visibilidad, y participación en la ciudad, y recordaba algunas de las colaboraciones que realizan a lo largo del año con Hermandades, clubes deportivos, asociaciones de vecinos o pedanías, colegios, en fiestas de la ciudad o la organización del Certamen Literario “Sancho Panza”, “y nuestro Pandorgo de Honor, Michael López-Alegría ha estado en el espacio”.

Además, tenía un merecido recuerdo para los Pandorgos que ya han fallecido: Tomás del Valle, Justo Serrano, Antonio Cárdenas, Benjamín Gómez, Antonio Serna, Alejandro García, Alfredo Calatayud, José Melero, Vicente Calvo, Rafael Arcos, y Luis Campos.