La Gerencia de Atención Integrada de Albacete, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha implantado un proyecto de Enfermería en los bloques quirúrgicos tanto del Hospital General Universitario de Albacete, como del Hospital Universitario Perpetuo Socorro, con el objetivo de reducir el estrés y la ansiedad que puede generar el paso por quirófano de un paciente pediátrico.

Incluido en el Plan de Humanización de la GAI de Albacete, ‘Navegando juntos… Un viaje por quirófano’, es un proyecto que nace de los profesionales de Enfermería de ambos bloques quirúrgicos, en colaboración con el Servicio de Anestesiología y Reanimación, y que abarca todo el proceso, desde su inicio en las consultas de Anestesia hasta el momento del alta.

Para llevarlo a cabo, las responsables del proyecto, Catalina Segovia Herreros y Concepción Liante Sánchez, supervisoras de enfermería, han trabajado en tres líneas fundamentales. Por una parte, se ha realizado un cuento que narra la historia de “una pirata” que vive una aventura en quirófano. El cuento describe, en lenguaje sencillo e ilustrado, los distintos lugares por los que pasará, los profesionales que encontrará y los distintos procedimientos a los que se irá sometiendo.

Asimismo, se ha realizado una adaptación del cuento para favorecer la accesibilidad universal para todos los niños, con una segunda edición en la que se reduce el texto del cuento y se ha apoyado su lectura con pictogramas. Esta idea surge de la necesidad de anticipar toda la información relevante, para que el niño que va a ser operado conozca con anterioridad lo que va a ocurrir en esta nueva experiencia. Está especialmente pensado para niños con trastorno del espectro autista u otros niños que presentan necesidades de apoyo diversas y/o no tienen fluidez lectora, pero que así pueden seguir la lectura con un familiar de manera compartida.

Las ilustraciones del cuento las ha realizado Olivia Navalón Ruiz, la adaptación a pictogramas y lectura fácil la ha llevado a cabo Carmen María Molina López, psicopedagoga y maestra de pedagogía terapéutica, y el diseño y maquetación es una donación de la empresa Cutter Marketing y Publicidad.

También gracias a la donación de Cutter, se han realizado dos vídeos en los que se muestra el circuito real por el que pasarán los pacientes y sus familiares, y a los que se puede acceder desde el cuento, que será entregado a los pacientes en la consulta del Anestesista.

La segunda línea en la que se ha trabajado es en la disminución de la ansiedad propiciando el acompañamiento de un familiar el mayor tiempo posible dentro del bloque quirúrgico. Si las condiciones son óptimas, se acompaña hasta dentro del quirófano y el inicio de la inducción anestésica.

Finalmente, la tercera línea ha implicado la redacción de un nuevo protocolo de anestesia en el Hospital General, en el que se incluyen modificaciones como ajustar las horas de ayuno para que sean menos restrictivas, se opta por la canalización de vías periféricas dentro del quirófano bajo sedación. En el Hospital Perpetuo Socorro ya se había incluido esta forma de proceder en los pacientes pediátricos hace unos años.

Trabajo en equipo

Tal y como han explicado las responsables del proyecto, el bloque quirúrgico es uno de los ambientes hospitalarios más hostiles para los pequeños. Los pacientes pediátricos son especialmente vulnerables al estrés que se deriva de una intervención, provocando altos niveles de ansiedad.

Es por ello que, hace unos años, desde Enfermería, se propuso este proyecto de humanización para reducir el estrés generado en los pacientes pediátricos que se someten a una intervención, disminuir la percepción hostil hacia el bloque quirúrgico y aumentar la calidad asistencial y el nivel de confianza de los familiares sobre el proceso.

De hecho, el proyecto fue la idea ganadora en una de las ediciones de las Jornadas de Humanización de la GAI de Albacete, y desde entonces se ha trabajado desde distintas áreas, Enfermería del Bloque Quirúrgico, Servicio de Anestesia, Servicios Quirúrgicos, Planta de Pediatría, Admisión y Dirección.

La implantación del proyecto supone un aumento de la calidad percibida por parte de los pacientes y familiares del proceso, aumentando su confianza en los profesionales así como disminuyendo el estrés asociado a la intervención. Para los profesionales ha supuesto una fuente de motivación para mejorar la atención y una mayor implicación en todas las fases del proceso quirúrgico.

Parte de este proyecto se ha financiado con la donación realizada por Ab Fashion 2018, a cargo de la Fila 0.